El dormir poco puede hacernos subir de peso

 

Si duermes poco, comes más de lo normal, pero no quemas esas calorías extra, lo más lógico es engordar. Aún sin saberlo, puede que pertenezcas a este grupo de población, que por unas u otras razones lleva este estilo de vida poco saludable.

Los especialistas recomiendan no privarse de sueño si lo que queremos es perder peso, ya que aunque no se ha demostrado que la falta de sueño sea una consecuencia directa, si que parece estar relacionado con acumular unos kilos de más.

Diversos estudios han abordado la teoría de que dormir poco engorda, el último de ellos, llevado a cabo aquí en Estados Unidos, trabajó con una treintena de hombres y mujeres con un peso dentro de lo normal, para el experimento se les hizo pasar dos periodos de cinco días en el centro de investigación, de manera que los médicos pudieran hacer un seguimiento continuo.

En el primer periodo de cinco días pudieron dormir nueve horas, y en el segundo tan sólo cuatro, durante los primeros cuatro días seguían una dieta estricta, mientras el quinto y último día podían comer lo que quisieran.

Observaron que, al margen del número que horas que uno duerma, uno siempre suele gastar el mismo número de calorías por día unas 2.600, el problema está en que cuando dormían menos, y tenían la posibilidad de comer lo que quisieran, ingerían 300 calorías adicionales que luego no quemaban.

Si esto se traslada a la vida diaria, estamos hablando de un riesgo importante de sufrir sobrepeso u obesidad, la falta de sueño nos resta energía y nos hace ingerir más calorías de las que necesitamos, por tanto deberíamos respetar las horas de sueño por nuestro bienestar general.

Aunque cada individuo tiene unas necesidades sueño diferente, por lo general se recomienda dormir entre siete y nueve horas cada noche, ¿pero qué pasa si dormimos menos de siete horas,  puede tener consecuencias directas en el funcionamiento de nuestro organismo que nos hagan engordar?.

Al parecer diversos estudios revelan que esto es así, que el hecho de acostarnos tarde y dormir pocas horas puede hacer que comamos más calorías en la cena, y que optemos por dietas menos saludables. Además esta privación de sueño contribuye a que al día siguiente nuestro organismo queme menos calorías, si a esto sumamos que el individuo no realiza actividades físicas con regularidad, podríamos estar hablando de una ganancia de peso de casi un kilogramo al mes.

Algunos investigadores vinculan estos resultados a los ritmos circadianos o ritmos biológicos, que son oscilaciones de las variables biológicas en intervalos regulares de tiempo, es decir que cuando nuestras horas de comer y de dormir no están en sintonía con nuestro reloj biológico podemos sufrir cambios en el apetito y el metabolismo que nos harían aumentar de peso.

La conclusión sería que no por dormir más perderemos más peso, sino que regulando mejor los tiempos de comida y de sueño podemos mejorar la efectividad de nuestros programas o dietas para mantener o perder peso.

Fuente/ bienestarparati.com