Cómo reconocer la anorexia y la bulimia


Cómo reconocer la anorexia y la bulimia

La anorexia y la bulimia son gravísimos problemas alimenticios que afectan especialmente a las jóvenes en la actualidad. La publicidad, la obsesión por la imagen, la falta de confianza en uno mismo y otras inseguridades llevan a muchas mujeres, y cada vez más hombres, a sufrir estos trastornos.

 

Los trastornos alimenticios son enfermedades muy graves, que afectan especialmente a las adolescentes y que, al estar originadas por un problema psicológico, son muy difíciles de combatir. Generalmente, en los primeros momentos del problema, la familia y la persona afectada tienen consciencia de que está ocurriendo algo anormal, pero les avergüenza, y no hablan de ello, niegan que pueda representar un problema y no acuden a la consulta de profesionales de la salud.

 

Una persona que empiece a sospechar de los hábitos en relación con la comida y con el peso de algún amigo o miembro de la familia debe aceptar, por mucho que le cueste, que esa persona está adquiriendo una enfermedad, grave, dolorosa y peligrosa, de la cual no es fácil salir por sí misma y necesita ayuda especializada.

 

La familia puede cobrar consciencia del trastorno al percibir los signos indicativos del mismo

y la peculiar forma de actuar de estas enfermas. Por eso ofrecemos estas señales que pueden

ayudar a descubrir que una persona sufre anorexia o bulimia:

 

 

Cómo puedes reconocer estos trastornos alimenticios

 

- Hábitos como el aumento importante de la actividad física, o la disminución de las horas de

  sueño.

- Alteración en los horarios de la ingestión de alimentos.

- Alimentación marcada por la práctica de dietas estrictas, rechazo de la comida que se le

   ofrece o, por el contrario, grandes atracones de comida repetidos, incontrolados y secretos.

- Consumo de laxantes, diuréticos o píldoras adelgazantes.

- Aislamiento social y ocupar todo el tiempo en actividades “útiles”, por ejemplo, estudiar.

- Preocupación excesiva por su propia imagen y por lo que puedan pensar las demás personas

   sobre ella.

- Síntomas físicos como vómitos, ausencia de menstruación o pérdida significativa de peso.

 

Es importante poder detectar estos síntomas a tiempo, y visitar a su médico, para que este le pueda ayudar tanto a la persona enferma como a los familiares, derivándolos a tratamientos de terapias, etc.

 

Fuente/ Tusaludentusmanos.org

Tiroteo en Club de Orlando deja 50 muertos y 53 heridos

VIDEOS