Debemos estimular nuestra mente


●   Por Redacción Imagen Semanal   ●  3 de Febrero de 2017


Saber respirar parece una cosa obvia porque lo hacemos continuamente, pero eso no significa que lo hagamos correctamente, almacenar, retener y después espirar lentamente, cuando las neuronas reciben este oxígeno y energía, se agudiza la inteligencia, los sentidos y se fortalece el sistema nervioso.

 

El cerebro tiene dos hemisferios, el izquierdo y el derecho, la actividad cerebral emite ondas electromagnéticas, al relajarnos entramos en alpha, en el cual se activa el hemisferio derecho, en estado beta, es en el que estamos la mayor parte del día, sólo se activa el izquierdo.

 

Los deseos de la mente consciente y de la inconsciente muchas veces trabajan en contra uno del otro, esto representa mucho esfuerzo y poco beneficio, la voluntad para tener éxito se bloquea, controlando la mente, se puede sincronizar las intenciones conscientes, con las pautas subconscientes.

 

Si organizamos la mente y concentramos la energía del pensamiento en un solo tema, que no es lo mismo que tener una sola cosa en la mente, es mucho más fácil resolverlo.

 

Fe y temor son las dos caras de una moneda, en la medida que uno aumenta el otro disminuye, con fe derrotaremos el temor, la fe hace que el temor desaparezca.

 

Debemos tener una idea, o imagen de lo que queremos crear, para satisfacer nuestras metas, tenemos que imaginar el presente y convertirla en algo que queremos lograr.

 

Para meditar, analizar o estudiar un tema difícil, debemos buscar momentos, lugares adecuados y ambientes relajados, la energía que necesita el cuerpo no es la misma que para meditar, por eso hagamos un acopio mental de esa energía ociosa y transportémosla a la mente para usarla para pensar.

 

Al relajarnos, el cerebro también lo hace y este se relaja a sí mismo, entonces su rendimiento aumenta, los órganos funcionan correctamente estando relajados, las personas rendimos más estando relajados que tenso, por eso relajémonos para meditar y trabajar.

 

Las actividades satisfactorias nos generan endorfina, que es el “ingrediente natural” que produce la felicidad, las endorfinas tienen una vida breve y son eliminadas por enzimas que producimos de forma natural, es una actuación del cuerpo para no ocultar las señales de alarma.

 

Debemos buscar un ambiente correcto para nuestras relajaciones y cuantos más órganos sensoriales tengamos estimulados, el resultado de la visualización es más clara.

 

La energía que no utilizamos, es excedente y genera progreso y evolución, pero si hay déficit, o sea mayor consumo que producción, hay involución y retroceso, si gastamos toda la energía que generamos no podemos prosperar, el tener sobrante de energía es el camino a la felicidad y la autorrealización.

 

Haciendo cosas únicas, de casualidad y diferentes, es una buena forma de ejercitar la mente y suscitar nuevas formas de pensar, una hora diaria de actividad cerebral basada en pensar, congrega toda la experiencia de nuevos estímulos que te hace más intuitivo, con más energía, más creativo, más sociable y más abierto a nuevas experiencias y formas de pensar.

Tiroteo en Club de Orlando deja 50 muertos y 53 heridos

VIDEOS