Acusan a ICE de violar los derechos religiosos de los inmigrantes


●   Redacción Imagen Semanal    ●    

Acusan a ICE de violar los derechos religiosos de los inmigrantes

Foto: Pixabay


La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) acusó a Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de no respetar los derechos religiosos de los inmigrantes a los que tiene en custodia.

 

Las acciones de “La Migra” que violan esos derechos incluyen negar el acceso al clero, a los servicios religiosos, a los textos religiosos, a las dietas religiosas y a un lugar apropiado para orar.

 

“Según un informe publicado este mes por Disability Rights California, a los inmigrantes detenidos en el Adelanto ICE Processing Center, la cárcel más grande de ICE en California, se les ha negado el ‘acceso a textos religiosos relacionados con su fe o en su idioma'”, advierte ACLU.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de ACLU (@aclu_nationwide) el

 

Otro ejemplo es Adnan Asif Parveen, un inmigrante musulmán que fue detenido en el sur de Texas en enero, porque su permiso de trabajo había expirado y estaba pendiente de renovación, a quien se le dio de comer un sándwich de cerdo cada ocho horas durante seis días seguidos, aunque su religión se lo prohíbe.

 

“Todo lo que podía comer eran las rebanadas de pan del sándwich”, indica ACLU, que critica al presidente Donald Trump de defender las creencias religiosas, pero que su Administración no las respeta.

 

“Los inmigrantes detenidos aparentemente no están entre ellos (con derechos religiosos)”, agregó. “Inmigrantes detenidos de diferentes confesiones (musulmanes, sijs, hindúes y cristianos) han denunciado incidentes… que violan descaradamente sus derechos de libertad religiosa”.

 

En algunos casos se han presentado demandas, pero no en todos, indica la organización, que destaca otro caso en Victorville, California, donde a los inmigrantes presbiterianos, católicos, adventistas del séptimo día, sikh, musulmanes e hindúes detenidos en una prisión federal no se les permitió asistir a los servicios religiosos ni participar en ninguna oración grupal o estudio religioso, además de amonestar a quienes expresaban sus creencias.

 

Fuente: La Opinión