Advierten de una "crisis de salud" en los centros de detención fronterizos


●   Redacción Imagen Semanal    ●    

Advierten de una "crisis de salud" en los centros de detención fronterizos - Imagen Semanal

Fuente: CBP


(CNN) — Un equipo de médicos, abogados y defensores están advirtiendo de lo que dicen que son problemas de salud e higiene importantes en varias instalaciones de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU.

 

“Hubo una crisis generalizada de salud”, dijo el abogado Toby Gialluca, describiendo lo que dijo que eran las condiciones en el Centro de Procesamiento de Ursula en McAllen, Texas. “Prácticamente todos los que vimos estaban enfermos”.

 

Clara Long, investigadora principal de Human Rights Watch, describió lo que ella dijo que eran “condiciones inadmisibles” en una estación de la Patrulla Fronteriza en Clint, Texas, donde estaban detenidos menores no acompañados.

 

“Los niños tenían resfriados y estaban enfermos y dijeron que no tenían acceso al jabón para lavarse las manos. Era un limpiador a base de alcohol. Algunos niños que fueron detenidos por 2 a 3 semanas solo tenían una o dos oportunidades para ducharse. Uno dijo que no se habían duchado en tres semanas”, afirmó Long.

 

“La higiene y las condiciones de vida como esta crean un riesgo de propagación de enfermedades infecciosas. Me preocupa mucho la emergencia de salud pública”, añadió.

Las acusaciones, reportadas por primera vez por The Associated Press, se producen semanas después de que un informe del inspector general del Departamento de Seguridad Nacional encontró “hacinamiento peligroso” y condiciones insalubres en otra instalación de la Patrulla Fronteriza de El Paso, Texas.

 

Gialluca y Long dijeron que no tuvieron la oportunidad de ver las áreas donde estaban detenidos los migrantes cuando visitaron las instalaciones, pero formaron parte de un equipo de 10 médicos, abogados y defensores que entrevistaron a detenidos en tres instalaciones de Texas esta semana. CNN no ha verificado de forma independiente las condiciones que informa el equipo.

 

Las visitas fueron negociadas con la Patrulla Fronteriza porque el equipo está supervisando el cumplimiento del acuerdo Flores, un acuerdo de 1997 que requiere que el gobierno libere a los niños de la detención de inmigrantes sin demoras innecesarias y los entreguen a sus padres, otros parientes adultos o programas diseñados para esto.

 

La administración de Trump ha estado presionando para poner fin al acuerdo, argumentando que las restricciones impiden el cumplimiento de la ley de inmigración. El gobierno también ha dicho que se ha visto abrumado por una crisis humanitaria y de seguridad en la frontera sur, y la Casa Blanca está solicitando 4.500 millones de dólares en fondos de emergencia para enfrentarlos.

 

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP por sus siglas en inglés)  dice que “necesitan con urgencia fondos humanitarios adicionales”.

Pero en respuesta a las acusaciones, un funcionario de la institución con un conocimiento íntimo de las estaciones en El Paso le dijo a CNN que “todo se trata de perspectiva”. Las condiciones han mejorado en las instalaciones, dijo el funcionario.

 

“Al principio, sí, fue duro. Hace un año era malo. Las cosas están mejor que hace tres meses cuando los niños dormían en el piso”, dijo el funcionario. “La respuesta aquí de los superiores parece ser simplemente agregar más tiendas de campaña y que eso va a solucionar el problema. No es así”.

 

El funcionario dijo que los migrantes reciben tres comidas al día en las instalaciones.

“No ha habido cambios en las comidas”, dijo el funcionario, “pero se les da de comer y se les da acceso a atención médica”.

 

Pero los defensores dicen que las condiciones en las instalaciones son peligrosas. Entre las condiciones que el equipo dice que los detenidos informaron durante sus visitas recientes están:

 

  • Niños detenidos hasta 26 días: Long dijo que habló con niños que habían estado recluidos en el centro durante casi un mes. “Muchos de los niños habían estado recluidos durante 21 días”, dijo. Esto sería una violación de un acuerdo judicial que dice que los niños pueden ser recluidos en detención de inmigrantes por un máximo de 20 días.
  • Niños que cuidan a otros niños: “Hablé con los niños que cuidaban a los niños de muy tierna edad. No parece que hayan cuidados para menores allí”, dijo Long, describiendo las instalaciones de Clint. “Deben valerse por sí mismos. Los niños mayores cuidan de los bebés”.
  • Escasez de camas: “Los niños dijeron que los estaban reteniendo en habitaciones con ventanas que daban al interior, pero que no tenían ventanas para mirar hacia fuera”, dijo Long. “En algunas habitaciones, hay camas, pero no lo suficiente para todos los niños. Muchos duermen en el piso, algunos el colchones, otros sin colchones”.
  • Ropa inadecuada: Gialluca dijo que vio a los niños “vestidos solo con un pañal y una camiseta pequeña o una camiseta sucia”. “No tenían calcetines ni zapatos, que no se adecuaban a las condiciones en que se encontraban”, dijo.

La representante Veronica Escobar, una demócrata cuyo distrito está cerca de las instalaciones de Clint, dijo que estaba preocupada por las denuncias y que se comunicó con los líderes de la Patrulla Fronteriza en cuanto escuchó el reporte.

 

“Si las acusaciones que se hacen son ciertas, se trata de abusos contra los derechos humanos … El abuso de nuestro gobierno a los niños inmigrantes es abominable y debería ser una llamada de atención para nuestra nación”, dijo. “Estas condiciones también son horribles para los agentes que han sido colocados en esta situación por la administración”.