10 consejos para el uso de fuegos artificiales este Cuatro de Julio


●   Redacción Imagen Semanal  ●   27 de Junio de 2018

10 consejos para el uso de fuegos artificiales este Cuatro de Julio

 

 

Para muchas personas la celebración de la Independencia no está completa si no hay fuegos artificiales. Sabemos que a partir de 1777, si es que no antes, los fuegos artificiales son parte de la fiesta del Cuatro de Julio en Estados Unidos.

 

Sin embargo, el entusiasmo por el show de luces de colores no quita los peligros relacionados con su uso. En promedio, más de 250 personas al día acuden a una sala de emergencia por lesiones producidas por la pirotecnia en los días anteriores al Cuatro de Julio.

 

Siga estos consejos al usar los fuegos artificiales para que usted y su familia disfruten de esta fecha patriótica:

 

  • Antes de encender un artefacto pirotécnico, lea las instrucciones.
  • No permita que los niños manipulen la pirotecnia.
  • Jamás lleve artefactos en su bolsillo y al encenderlos, no los sujete con las manos ni los ponga cerca de la cara o de su cuerpo.
  • No los lance desde recipientes de metal o de vidrio.
  • Mantenga cerca un cubo de agua o una manguera de jardín para apagar cualquier incendio.
  • No vuelva a encender los cohetes que no han explotado ni los recoja de inmediato.

 

Cómo desechar los fuegos artificiales que no haya usado o que fallaron

 

  • Después de que se hayan consumido o apagado por completo, sumerja los fuegos artificiales usados en un cubo de agua. Déjelos en el agua 15 minutos si son pequeños o toda la noche si son más grandes.
  • Cubra los fuegos artificiales con una envoltura de plástico o dos bolsas plásticas para que no se sequen.
  • Deseche las bolsas de plástico como siempre lo hace o llévelas a su centro local de desechos sólidos.
  • Consulte con el departamento de bomberos local o el centro de disposición de residuos si hay otras opciones para desecharlos.

 

Antes de comprar o usar los fuegos artificiales, verifique de que sean legales en su área y el estado donde vive. Incluso si su estado permite el uso de los fuegos artificiales, eso no significa que su condado, ciudad o pueblo permitan su uso.