Condado de Charlotte permite a los reclusos usar tabletas en la cárcel


●   Redacción Imagen Semanal  ●   13 de Diciembre de 2017

Condado de Charlotte permite a los reclusos usar tabletas en la cárcel

La Oficina del Sheriff del Condado de Charlotte está proporcionando tabletas para los presos de la cárcel del Condado para la comunicación y la educación.

 

Según su sitio web, las tabletas tendrán una aplicación de mensajería para contactar a amigos y familiares fuera de las visitas habituales.

 

La aplicación cobrará créditos a los reclusos por el uso. Los reclusos tendrán dos créditos gratis por semana, y créditos adicionales serán vendidos a 50 centavos cada uno. Enviar un mensaje cuesta un crédito y una foto cuesta dos.

 

Según las autoridades, otras agencias que permiten a los reclusos comunicarse con tabletas informan niveles de estrés más bajos y mejores interacciones entre los reclusos y el personal.

 

"Las investigaciones muestran que las personas encarceladas que mantienen relaciones de apoyo con los miembros de la familia tienen mejores resultados cuando regresan a la comunidad, especialmente en lo que se refiere a la reincidencia", declaró el comandante de la cárcel, Earl Goodwyne.

 

Las tabletas pronto también proporcionarán a los reclusos la capacidad de realizar investigaciones legales sobre las leyes relacionadas con su caso.

 

Los dispositivos también proporcionarán autoayuda y clases educativas. Los programas ofrecidos incluirán Manejo de la Ira, Prevención de la Violencia Doméstica, Concientización sobre Drogas y Alcohol, y Paternidad y Estabilización Familiar. Los reclusos pueden obtener un certificado de finalización que se puede almacenar para su lanzamiento. Según las autoridades del Condado, este será un valioso complemento a los programas educativos actuales ofrecidos en el sitio.

 

La cárcel del Condado de Charlotte ordenó 750 dispositivos. Los cuales no tienen costo para la cárcel ni para los contribuyentes.

 

Los reclusos cubren el costo comprando los créditos que les permiten enviar mensajes a familiares y amigos en el exterior.

 

Se conoce además que a partir del 1 de enero del 2018, todos los correos postales de reclusos no privilegiados deberán ser enviados a una dirección postal donde serán escaneados y lo reclusos tendrán acceso a ellos a través de las tabletas.

 

Las tabletas están en una red segura y no se les permitirá a los reclusos navegar en Internet o jugar. Se usan principalmente con fines de mensajería y pronto se pueden usar para tomar clases e investigar. Todos los mensajes enviados y recibidos serán monitoreados.