Ford Fusion Energi: Sintiendo el paso del tiempo


●   Redacción Roger Rivero  ●  

Ford Fusion Energi: Sintiendo el paso del tiempo

La mayoría de los fabricantes ya ofrecen versiones híbridas de sus sedanes medianos. Opciones no faltan como en la línea de refrescos del supermercado, pero también puede hacer que sea difícil determinar, qué híbrido será el mejor a la hora de tomar una decisión de compra. Por otra parte, los sedanes híbridos enchufables a la corriente no proliferan mucho.

A pesar del relativo bajo costo del combustible en Note América, los autos híbridos cada día ganan en popularidad. Hay esencialmente dos tipos, los que pueden enchufarse a la red eléctrica para recargar la batería y los que no. A los del primer grupo pertenece el Ford Energi, un híbrido recargable que probamos esta semana.

 

Antes de adentrarnos en la reseña del Fusion, unas palabras de sosiego para el posible lector desconcertado.  Es cierto que Ford a anunciado su retirada casi total del sector de los sedanes, pero esto, no es algo que ocurrirá de la noche a la mañana, y, por otra parte, hay planes de mantener vivo al Fusion, al menos como marca, reencarnado en un Sport Wagon que competiría con el popular Subaru Outback. Aclarado esto, hablemos ahora del Fusion Energi.

 

Este hibrido enchufable preserva varias de las características por las que el Fusion estándar -del cual deriva- nos gusta. Tiene un aspecto nítido, manejo hábil, y uno de los mejores sistemas de info-entretenimiento de toda la industria, el Sync 3. Por otra parte, el Fusion Energi comienza a enseñar el paso del tiempo, pues en sus seis años de existencia, poco se ha renovado, y en el sector de los híbridos, la innovación por parte de los competidores no falta.

 

El interior le resultará familiar a los que hayan visto productos recientes de Ford. Una buena mezcla de materiales suaves al tacto de color negro o bicolor, y los acentos de plata mate producen un entorno agradable. Las configuraciones de radio y los controles de clima permanecen como perillas convencionales, afortunadamente, aunque otros controles tienen botones táctiles que requieren un poco de entrenamiento y pueden ser frustrantes. Como mencionamos antes, el sistema de info-entretenimiento de Ford es uno de los mejores, con gráficos bien diseñados, rápido y por el mayor parte muy intuitivo, característica esta que mucho se aprecia a la hora de operarlo sin desviar mucho la atención de la carretera.

 

Los asientos son muy cómodos e invitan a viajes largos, sin embargo, si decide hacerlos, tendrá que empacar solo lo necesario, pues la capacidad en el maletero es muy reducida. El espacio que ocupa las baterías deja solo 8.2 pies cúbicos de capacidad, bastante inferior a los 9.9 pies de uno de sus rivales, el Hyundai Sonata Hibrido.

 

Llevado por la ciudad, el tren motriz de 188 caballos de fuerza del Fusion hibrido funciona bien, y ofrece una buena conducción. Sin embargo, se siente lento cuando intentamos incorporarnos a la autopista o necesitamos algo de velocidad para adelantar. Afortunadamente la integración del motor de 4 cilindros con los dos eléctricos es bien armónica, pero definitivamente, se siente lento.

 

El Fusion híbrido es algo menos ágil en las esquinas y tienen una sensación más pesada que su par a gasolina, pero aún así se mantienen bien anclado a la carretera de forma predecible y plana. La mezcla de frenos es excelente. Ford es uno de los fabricantes con mayor experiencia en la combinación de frenado de fricción y regeneración de cualquier fabricante de híbridos, y se muestra en el frenado de este auto que, a diferencia de algunos en la competencia, es suave y nada esponjoso.

El híbrido enchufable Fusion Energi como el que probamos, puede recorrer hasta 21 millas solo con electricidad -quizás algo más si conduce como una abuelita precavida- y podrá recargar su batería agotada en 3 a 4 horas usando una estación de carga de nivel 2 de 240 voltios, o aproximadamente 7 horas con un enchufe doméstico. El consumo de combustible en manejo combinado -ciudad-autopista- es de 42 millas por galón que, si bien no está nada mal, tampoco es el mejor de su clase.

 

El sedán mediano Ford Fusion híbrido 2018 está disponible en tres niveles de acabado. El base es el S Luxury, que comienza en los $33,400, seguido por el Titanium y el Platinum con precios de arrancada de $34,400 y $41,400 dólares respectivamente. Para la edición 2019 Ford va a unificar estos 3 niveles de acabado en uno. En su clase, este no es un auto barato.

 

Nosotros recomendaríamos un Energi Titaninm con el paquete de Driver Assist, que, aunque adiciona otros $ 1,320, se obtienen características de tecnología y confort además de algunas de las características de seguridad presentes en el terminado Platinum como la alerta de mantenimiento de carril y la alerta de tráfico cruzado posterior.

 

Renovado en el 2017, el Fusion Energi lleva 6 años en producción y sigue siendo un sedán apuesto, con una apariencia que lo separa de la mayoría de los sedanes actuales, un interior cómodo y elegante, y buenas cualidades de manejo, pero su relevancia en la arena de los híbridos cada día disminuye, pues a su alrededor proliferan modelos más eficientes, como el nuevo Honda Accord Clarity y modelos de Hyundai o Kia.

 

En conclusión, el mayor atractivo de los híbridos enchufables a la corriente es su ahorro de combustible, para poder recuperar con el menor tiempo posible, el mayor precio de entrada de estos autos, pero en el caso del Energi, su alto costo inicial hará que el tiempo que necesite para resarcir su inversión sea, muy prolongado.