Gobernador de Florida hace un llamado a las autoridades del Estado para que cooperen con ICE


●   Redacción Francisco Vela      ●   27 de febrero de 2018

Gobernador de Florida hace un llamado a las autoridades del Estado para que cooperen con ICE

Foto: U.S. Immigration and Customs Enforcement


 

En una conferencia de prensa realizada en el Condado Hernando, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, hizo un llamado a las autoridades locales a sumarse al programa 287 (g) de cooperación con las autoridades migratorias y pidió al congreso estatal un proyecto para evitar el surgimiento de las llamadas “ciudades santuario” que protegen a los indocumentados.

 

Durante la conferencia de prensa, el gobernador estaba acompañado por el alguacil del Condado de Hernando, Al Nienhuis, quien informó sobre la implementación del 287 (g) en ese Condado ubicado al norte de Florida.

 

Foto: Governor Ron DeSantis Press Office

 

"Le estoy pidiendo a la legislatura que me envíe un proyecto de ley durante la sesión legislativa de 2019 que aborde las ciudades y condados santuarios de Florida", dijo el gobernador DeSantis. “Asumimos nuestra responsabilidad de proteger a nuestros ciudadanos, fomentar comunidades seguras y defender el estado de derecho con mucha seriedad.

 

También pido a más agencias locales de aplicación de la ley que trabajen con el gobierno federal para garantizar que se respete la responsabilidad y la justicia en todo nuestro estado.

 

Aplaudo al Sheriff Nienhuis y al Condado de Hernando por participar en este programa".

 

De esta forma el Condado de Hernando se une a los los condados Clay, Collier y Pasco, así como a la Oficina del Alguacil de Jacksonville, en la implementación de este polémico programa federal.

 

El programa 287g es un acuerdo entre ICE y la oficina respectiva de cumplimiento de la ley para asistir en la identificación y remoción de extranjeros criminales. De esta forma las autoridades locales tienen la autorización de verificar el estatus migratorio de los detenidos y transferirlos a las autoridades migratorias si son indocumentados.

 

Además, el Gobernador DeSantis también pidió al Departamento de Correcciones de la Florida (FDC, por sus siglas en inglés) revisar el programa 287 (g) y preparar una estrategia para participar de este acuerdo.

 

DeSantis pidió al secretario de FDC, Mark Inch, que identifique las instalaciones dentro del sistema del Departamento de Correcciones donde sería “beneficiosa” la implementación de los programas federales de control de inmigración.

 

También pidió a la Asociación de Alguaciles de la Florida que fomente una mayor participación en programas que faciliten una mayor cooperación en la aplicación de la ley de inmigración con el gobierno federal.

 

Luego del anuncio del gobernador, distintas organizaciones y activistas se pronunciaron al respecto. La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) en la Florida publicó un tweet para pedir a los legisladores que protejan a los inmigrantes de la detención ilegal.

 

“Instamos a los legisladores a proteger a los inmigrantes de la detención ilegal y rechazar la aprobación de proyectos de ley que violarían los derechos de los floridanos”.

 

 

El director político de la Coalición de Inmigrantes de Florida, Thomas Kennedy ofreció la siguiente declaración:

 

"Es una vergüenza que el gobernador del estado de Florida busque acosar aún más a las comunidades inmigrantes y erosionar la seguridad pública. Dirigir los preciosos recursos locales lejos de las fuerzas del orden público para atacar aún más a las familias floridanas para su deportación tiene un costo moral y financiero extremadamente alto. Los ataques insidiosos contra inmigrantes a nivel nacional están siendo amplificados por el impulso de DeSantis por las políticas antiinmigrantes. Es más importante que nunca que los inmigrantes sientan que pueden recurrir a sus funcionarios locales electos y a la fuerza policial para protegerlos. En cambio, las comunidades inmigrantes están siendo amenazadas, perfiladas, acosadas y detenidas en mayor número. Deberíamos estar trabajando para generar confianza entre la policía local y nuestras comunidades, no inculcando miedo”.

 

Por su parte, el partido demócrata de la Florida a través de su cuenta oficial de Twitter, aseguró que la propuesta del gobernador genera temor en las comunidades inmigrantes y aumenta los costos para los contribuyentes.

 

"FL (Florida) actualmente no tiene ciudades santuario. Esta propuesta es para complacer a su base y promover una agenda anti-inmigrante. También genera temor en las comunidades de inmigrantes, aumenta el perfil racial y aumenta los costos para los contribuyentes".

 

 

 

Recordemos que en enero del 2017 el presidente Trump firmó una orden ejecutiva con el fin de revivir el polémico programa. De esta forma, el presidente ordenó al Secretario de Seguridad Nacional que se comprometiera con las jurisdicciones estatales y locales para fortalecer la participación en el programa 287 (g).

 

Fuente: flgov