Ladrones de casas del Condado de Collier son condenados a 45 años de prisión


●   Redacción Imagen Semanal      ●   29 de marzo de 2019

Ladrones de casas del Condado de Collier son condenados a 45 años de prisión

Fuente: CCSO


 

Dos hombres de Immokalee fueron sentenciados a 45 años de prisión el miércoles por su participación en una serie de robos violentos a hogares del condado de Collier y en la ciudad de Naples, mientras que un tercer sospechoso deberá enfrentar un juicio.

 

En una audiencia llevada a cabo en el Tribunal de Circuito del Condado de Collier, Henry Adam "Ricky" Contreras, de 53 años, y su hijo Johnathan Contreras, de 32 años, se declararon culpables de decenas de cargos por delitos graves presentados por la Oficina del Fiscal Estatal.

 

El juez del circuito, Joseph G. Foster sentenció a cada uno a 45 años de prisión como parte de un acuerdo de negociación de culpabilidad.

 

El acuerdo exige que ambos cumplan sus condenas de 45 años al mismo tiempo que las sentencias de 25 años que recibieron el año pasado por su participación otros robos llevados a cabo en el Condado de Orange.

 

Según la oficina del Sheriff del Condado de Collier, los Contreras podrían haber enfrentado la cadena perpetua si hubieran sido condenados en el juicio.

 

Por su parte, otro acusado, Andrés Pérez de 49 años, también se declaró culpable y deberá ser juzgado. La audiencia de Pérez, está programada para el 18 de abril, fecha en que se podría establecer una fecha de juicio.

 

Un cuarto acusado, Frank Bower, que no estuvo involucrado en ninguno de los casos del Condado de Collier, había firmado previamente un acuerdo de culpabilidad que lo enviaría a prisión por 25 años. Juntos, Pérez, Bower, Johnathan Contreras y Ricky Contreras se enfrentaron a 113 delitos como robo, invasión, secuestro, crimen organizado y venta de bienes robados.

 

En la primavera de 2014, el alguacil del Condado de Collier, Kevin Rambosk creó un grupo de trabajo para investigar las similitudes en las invasiones de hogares. El grupo de trabajo estaba formado por representantes de CCSO, el Departamento de Policía de Naples, el Departamento de Policía de Marco Island, el Departamento de Cumplimiento de la Ley de Florida y el FBI.

 

A través de la investigación, el grupo de trabajo determinó que nueve robos estaban interrelacionados y cometidos por una banda criminal que incluía a Pérez, Bower, Johnathan Contreras y Ricky Contreras y que el grupo participó en un patrón de actividad de extorsión desde diciembre de 2013 hasta mayo de 2014.

 

Los sospechosos operaron durante horas de la noche dirigiéndose a casas de lujo donde no se requería forzar la entrada.

 

Según los reportes, estaban armados con pistolas, vestían ropa oscura, guantes y cubrían sus cabezas con máscaras. Entraron a las casas, ataron a sus víctimas, deshabilitaron los teléfonos celulares y de la casa y se llevaron joyas y dinero.

 

En muchos de los incidentes, robaron vehículos de las víctimas para escapar.

 

Las autoridades vincularon a los sospechosos con los delitos después de realizar entrevistas y analizar pruebas, incluidos datos de teléfonos celulares, registros bancarios, llamadas telefónicas a la cárcel, videos de seguridad e impresiones de zapatos encontradas en las escenas de algunos de los robos.

 

Por ejemplo, la investigación encontró que los sospechosos empeñaron numerosas piezas de joyas y relojes robados en una casa de empeño de Miami a cambio de decenas de miles de dólares. En los teléfonos celulares de los sospechosos fueron descubiertas búsquedas en Google Earth de algunas de las comunidades donde se llevaron a cabo los robos.

 

Fuente: CCSO