Las bibliotecas de la cárcel del Condado de Collier entran al mundo digital


●   Redacción Imagen Semanal  ●   5 de Junio de 2017

Las bibliotecas de la cárcel del Condado de Collier entran al mundo digital

Desde los años 80, la cárcel de Naples ha ofrecido una biblioteca para uso de los internos, utilizando libros donados que han sido dañados con el uso a través de los años.

 

Hasta ahora las bibliotecas de la cárcel fueron organizadas y manejadas por bibliotecarios internos que tomaban solicitudes y luego entregaban los libros a cada preso.

 

Según los datos proporcionados por el Condado, sólo el año pasado más de 17.000 libros fueron prestados en la cárcel. Sin embargo, era difícil hacer un seguimiento de quién tenía cada libro y saber qué estaba en la colección original de 5.000 libros.

 

Ahora, a través de una asociación con la Biblioteca Pública del Condado de Collier, el sistema ha sido digitalizado usando el mismo software empleado en cada una de las ubicaciones de la biblioteca del Condado.

 

Ahora, los reclusos que quieran pedir prestado un libro serán considerados clientes del sistema de la Biblioteca Pública del Condado de Collier. Al mismo tiempo, las colecciones del Centro de Cárceles de Naples y de Immokalee ahora son extensiónes de la Biblioteca Pública del Condado de Collier.

 

"Estamos muy emocionados de dar esta oportunidad a los reclusos del Condado de Collier", dijo Robin Eckenroth, Inmate Systems Bureau Manager. "A pesar de que hemos sido socios de la Biblioteca Pública del Condado de Collier durante muchos años, la automatización de la biblioteca de internos enseñará a los presos cómo utilizar el sistema de la biblioteca para que puedan continuar sus servicios de biblioteca a medida que regresan a la comunidad".

 

En el pasado, a los reclusos se les permitía pedir prestado cuatro libros a la vez, pero era difícil saber quién tenía cada libro y por cuánto tiempo. Ahora el sistema funcionará exactamente como lo hace la biblioteca local, enlazando los libros de un recluso con su número de identificación de recluso.

 

El sistema también permitirá que el personal de la cárcel envíe multas y avisos si un libro no se devuelve o vuelve con daños. Mark Adams, que trabaja en IT en la CCSO, dijo que los libros ahora se organizarán de acuerdo con el Dewey Decimal System y será más fácil identificarlos.

 

El personal de la Biblioteca Pública del Condado de Collier ya organizó los libros, dándoles números, códigos de barras y organizándolos en estanterías. De los 5.000 libros de la colección, casi la mitad estaban en buenas condiciones para su uso. El resto fueron retirados. Se espera que las colecciones sean reabastecidas pronto.

 

Según Eckenroth el mayor beneficio para los reclusos comienza después de que dejen la cárcel.

 

"Ya que los reclusos ya serán considerados clientes de la biblioteca al momento de su liberación, podrán ir a una sucursal pública y beneficiarse de más oportunidades educativas que ofrece la Biblioteca Pública del Condado de Collier", dijo. "Mientras que los reclusos encarcelados pueden pedir libros de varias categorías diferentes, y una buena selección de libros los mantiene interesados en la lectura. También ayuda a ocupar su tiempo hasta su liberación ".

 

Tanya Williams, Director de la División de Bibliotecas Públicas del Condado de Collier no podría estar más de acuerdo.

 

"El acceso a materiales educativos, de empleo y de salud de calidad es un componente para ayudar a los reclusos a lograr una reinserción exitosa en la comunidad", dijo Williams. "Esta asociación permite a los presos ver lo que la biblioteca pública tiene que ofrecer después de su liberación".

 

Se necesitó a unos 30 empleados aproximadamente y 465 horas para catalogar y procesar los libros. El personal de la biblioteca también creó cuentas para los reclusos, y un catálogo separado de la biblioteca para que los reclusos busquen los títulos. Luego, los empleados visitaron la cárcel para organizar los libros de acuerdo con el Dewey Decimal System, para luego colocarlos de tal manera que anime a los usuarios a pedir prestado libros.

 

Las bibliotecas del Condado han donado durante mucho tiempo libros a las cárceles y seguirán haciéndolo. Pero el público en general puede hacer donaciones. Si desea donar, traiga libros de bolsillo a la Biblioteca de la Sede, 2385 Orange Blossom Drive, y mencione que quiere que vayan a una de las cárceles.

 

Fuente y fotografía: CCSO