Policía de Fort Myers recibe $1 millón para mejorar la seguridad pública


●   Redacción Imagen Semanal  ●  7 de noviembre de 2018  

Policía de Fort Myers recibe $1 millón para mejorar la seguridad pública

El Departamento de Policía de Fort Myers recibió una subvención federal de $ 1,000,000 para brindar servicios que eviten la reincidencia, reduzcan los delitos y protejan la seguridad pública.

 

El premio forma parte del programa de subvenciones de la Ley de Segunda Oportunidad del 2018 financiado y administrado por la Oficina de Programas de Justicia (OJP) del Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

 

Esta subvención es parte de la iniciativa de participación de la comunidad del Jefe Derrick Diggs, cuyo objetivo principal es construir puentes entre la comunidad y aumentar el compromiso con las personas que enfrentan los complicados desafíos del mundo actual.

 

"La asociación comunitaria es vital para nuestros esfuerzos por reducir y resolver los delitos", dijo el Jefe Diggs. "El FMPD continuará involucrando a las partes interesadas de la comunidad y a nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley en los esfuerzos para combatir el crimen y llevar la justicia a las víctimas y sus familiares", concluyó.

 

Como beneficiario de la Ley de Segunda Oportunidad de 2018, el Departamento de Policía de Fort Myers reducirá la reincidencia a través de la mejora de los sistemas para proporcionar los recursos, la capacitación y la asistencia técnica (TTA) necesarias para identificar activos y vacíos en los sistemas locales de reingreso. La subvención también desarrollará capacidad y asociaciones con otras agencias de justicia para brindar servicios que mejorarán la seguridad pública en sus jurisdicciones. El Departamento de Policía de Fort Myers trabajará estrechamente con el Centro Nacional de Recursos de Reingreso, la fuente principal de información y orientación sobre la reinserción a lo largo de la planificación y la implementación del programa de subvenciones.

 

El reingreso y la reintegración es un paso crucial para que un delincuente se convierta en un miembro productivo de la sociedad. Los principios restaurativos brindan además una oportunidad significativa para que el delincuente repare el daño que ha causado a sus víctimas y a la comunidad.

 

El marco filosófico incluye tres componentes conceptuales principales: seguridad de la comunidad, responsabilidad y desarrollo de competencias.

 

El delincuente debe incurrir en una obligación y reclamar la responsabilidad por su delito o irregularidad ante la víctima, el sistema de justicia y la comunidad, y desarrollar competencias para la superación personal. Competencias que incluyen educación, habilidades vocacionales-técnicas y salud del comportamiento para ser un miembro productivo de la sociedad.

 

El objetivo es proteger a la comunidad a través de procesos en los que las víctimas, la comunidad y los delincuentes son participantes activos. Este modelo incluye valores fundamentales y se basa en prácticas innovadoras actuales.

 

Según la Oficina de Estadísticas de Justicia, a fines de 2016, había más de 2.1 millones de personas encarceladas en prisiones estatales o federales o recluidas en cárceles locales. Aproximadamente el 95 por ciento de las personas encarceladas serán liberadas y regresarán a comunidades de todo el país. Muchas de estas personas tienen necesidades que, si no se abordan, pueden aumentar su probabilidad de reincidencia, afectando así la seguridad de las comunidades en todo el país.

 

La misión del Departamento de Policía de Fort Myers es proporcionar los servicios de cumplimiento de la ley más efectivos y eficientes en la Florida.

 

Las Leyes de Segunda Oportunidad otorgan apoyo a los gobiernos estatales, locales y tribales y organizaciones sin fines de lucro en su trabajo para reducir la reincidencia y mejorar los resultados para las personas que regresan a sus comunidades desde las prisiones estatales y federales, las cárceles locales y las instalaciones juveniles. Desde 2009, se han otorgado más de 840 premios a los concesionarios en 49 estados, que han servido a un estimado de 164,000 personas hasta la fecha.