Un mortal virus de perros se propaga en el Condado de Lee


●   Redacción Imagen Semanal   ●   15 de mayo de 2019

Un mortal virus de perros se propaga en el Condado de Lee - Imagen Semanal

Fuente: Pixabay


Un peligroso virus que podría matar a sus perros se está propagando por el Condado de Lee.

 

Se trata del parvovirus, el cual se propaga cuando los perros entran en contacto con tierra contaminada con heces. Los perros luego lo llevan a la casa, y se mete en sus intestinos.

 

El parvovirus canino es la principal enfermedad viral canina. Afecta principalmente a cachorros, produciendo alteración de las vellosidades intestinales, manifestada clínicamente como diarrea sanguinolenta y maloliente, junto con un deterioro del estado general del animal.

 

Las mascotas normalmente no muestran signos o síntomas durante 10 días, y cuando lo hacen, son violentos.

 

El pronóstico es fatal sin tratamiento. Por ello es necesario un correcto diagnóstico y tratamiento precoz.

 

Síntomas:

 

  • Vómitos de consistencia espesa con espuma blanquecina verdes u otro tipo de tonalidad inicialmente que pasan a ser acuosos y abundantes con sangre.
  • Falta de apetito y deshidratación a ritmo rápido debido a la diarrea y vomito.
  • En casos graves, problemas en el corazón (sobre todo en cachorros menores a 6 meses).
  • Diarreas con o sin sangre (normalmente con sangre) y muy olorosas (sanguinolenta).
  • Una gran decaída anímica, tristeza, pocas ganas en la deambulación. Decaimiento.
  • Debilidad generalizada, problemas respiratorios o jadeos, ojos secos.
  • Fiebre alta (ésta es una de las claves para detectar la enfermedad con respecto a otras con los mismos síntomas).

 

 

Según los expertos, una vez que aparecen los síntomas, normalmente tendrás uno o dos días para llevar a tu cachorro al hospital para un tratamiento agresivo y que puede resultar muy costoso.

  

Pero, hay una solución simple para prevenir todo esto: vacunar a tu mascota.

 

La vacuna se administra en tres dosis una vez que un cachorro tiene al menos seis semanas de edad. Cada dosis se administra con dos o tres semanas de diferencia para que el perro pueda desarrollar anticuerpos.

 

Los expertos dicen que esta enfermedad es común en el Condado de Lee porque la gente no le pone todas sus vacunas a sus mascotas.

 

Fuente: NBC2