1,300 niños mueren por tiroteos en EEUU cada año


Redacción Imagen Semanal  -  2 de diciembre de 2019

1,300 niños mueren por tiroteos en EEUU cada año - Imagen Semanal

Las armas causaron muertes en las escuelas de Estados Unidos más de una vez al mes durante el año pasado.

 

Así lo deja en evidencia una base de datos publicada por una organización dedicada a proteger a las comunidades de la violencia armada. Suicidios, homicidios, tiroteos de la policía o ataques con armas de fuego a compañeros de centros educativos dejan cifras alarmantes en todo el país.

 

Las escuelas son, aún así, uno de los lugares más seguros del país para los menores, ya que los incidentes con armas de fuego en ellas y en sus alrededores representan solo un pequeño porcentaje de la violencia armada que los niños enfrentan a diario.

 

Pero los incidentes con armas en ellas están aumentando.

 

Desde la masacre de la secundaria Columbine (Colorado) en 1999, al menos 233,000 niños de 243 escuelas del país han estado expuestos a violencia armada en horario lectivo, según recoge The Washington Post en una investigación.

 

Las balas acaban cada año con las vidas de 1,300 estadounidenses menores de 17 años, tal y como aseguran expertos en el tema cuyas opiniones fueron publicadas por The Guardian. Pero es más posible que estos incidentes ocurran en las casas o en los barrios que en escuelas.

 

 

La violencia doméstica es especialmente letal. En San Diego, un tiroteo masivo que respondía a la violencia machista acabó el 16 de noviembre con la vida de tres niños y su madre. Un cuarto hermano, según San Diego Union-Tribune, murió días después también como consecuencia de la ira del padre.

 

“Los disparos en las instalaciones deportivas son solo la punta del iceberg cuando hablamos de cómo la violencia armada afecta a niños y adolescentes”, según dijo a The Guardian, Ruhi Bengali de Everytown por Gun Safety, la organización más grande del país en la defensa del control de armas.

 

Sin embargo, esta asociación hace un seguimiento de la violencia armada en estos lugares para tratar de comprender cómo afecta a los jóvenes incluso en “espacios destinados a ser seguros para el aprendizaje”.

 

Los análisis de Everytown muestran que el 20% de los incidentes con armas de fuego en centros educativos son involuntarios pero que, incluso estos, “provocaron una buena cantidad de lesiones”.

 

Por otro lado, “los suicidios con armas de fuego en los que no hay intención de dañar a nadie más representan el 12% de los incidentes”.

 

Fuente: El Diario