ACLU de Florida actúa para proteger a los votantes del Estado luego de la disolución de la comisión de elecciones


Redacción Francisco Vela  -  8 de Enero del 2018

ACLU de Florida actúa para proteger a los votantes del Estado luego de la disolución de la comisión de elecciones

 

 

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) de Florida, junto con una coalición de votantes y líderes de derechos civiles y votantes preocupados de Florida, presentaron una moción de emergencia ante un tribunal federal para evitar que la Comisión Asesora Presidencial sobre Integridad Electoral distribuya información de votantes a cualquier otra persona o agencia luego de su repentina disolución la semana pasada.

 

La moción, presentada como parte de una demanda federal existente que desafía la autoridad de la Comisión para recopilar datos sobre votantes a nivel nacional, solicita al tribunal que prohíba a la Comisión transmitir o utilizar los datos sobre votantes que la Comisión recabó a cualquier otra persona o agencia, mientras la Casa Blanca se prepara para otorgar poderes al Departamento de Seguridad Nacional.

 

"El objetivo de nuestra demanda ha sido exponer los niveles profundos de secreto en que operaba la Comisión y proteger la valiosa información personal de millones de votantes en Florida y en todo el país", declaró la directora jurídica de la ACLU de Florida, Nancy Abudu.

 

"Con la disolución de la Comisión, hemos logrado parcialmente desmantelar un motor de supresión de votantes. Sin embargo, ahora que el Presidente tiene la intención de transferir la información que la Comisión recabó al DHS, una agencia con aún menos transparencia, seguimos muy preocupados de que los motivos mal concebidos de la Comisión puedan lograrse si no ponemos fin a esta gran transferencia sin restricciones de información de identificación personal", agregó la directora Abundu.

 

Según ACLU, la Comisión, encabezada por el Vicepresidente Mike Pence y el Secretario de Estado de Kansas Kris Kobach, inmediatamente comenzó a buscar datos sobre cada votante registrado en todo el país en junio de 2017, luego de las afirmaciones del presidente Trump de que su déficit de casi 3 millones de votos en el voto popular era resultado de fraude electoral.

 

En julio de 2017, The ACLU of Florida, junto a la ex senadora estatal Arthenia Joyner, el concejal de la ciudad de Tampa, Mike Suárez; el concejal del Condado de Broward, Joshua A. Simmons; los concejales del Condado de Miami-Dade, Brenda Shapiro y Luis Meurice; y la Coalición de Inmigrantes de Florida (FLIC, por sus siglas en inglés) presentaron una demanda contra la autoridad de la Comisión por recopilar datos de votantes.

 

El 3 de enero de 2018, la Casa Blanca anunció que la Comisión sería despedida, citando la negativa de muchos estados a entregar datos personales de los votantes, así como "batallas legales" sobre el tema. El mismo día, el vicepresidente de la Comisión ofreció una entrevista en la que describió "un cambio táctico en el que la misión de la comisión se transfiere a Seguridad Nacional".

 

La moción presentada por ACLU y demás activistas,  busca una orden judicial que impida a la comisión enviar datos a cualquier otra persona o agencia e impedir que el Secretario de Estado de la Florida, Ken Detzner, envíe información electoral adicional a los otros acusados.

 

Al anunciar la creación de la comisión en 2017, Trump denunció un supuesto problema de fraude rampante en EEUU, y se apoyó en informes no sustanciados de que los inmigrantes indocumentados también accedieron a las urnas, así como “personas que murieron hace una década”.

 

 

 

Otras instituciones y denuncias

 

Y no solo ACLU ha realizado declaraciones al respecto. Al celebrar el “vergonzoso fin” de la comisión, Thomas Sáenz, presidente de MALDEF, dijo que la entidad, liderada por el vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado de Kansas, Kris Kobach, fue creada para investigar un fraude electoral tan imaginario y poco probable “como las visitas de extraterrestres en la Tierra”.

 

“La comisión ahora desaparece  en la polvareda de la Historia como el Área 51 (en Roswell, Nuevo Mexico) desapareció en la polvareda del desierto… la Administración intentará suprimir el voto de ciudadanos naturalizados, los pobres, y las minorías raciales, a través de intimidaciones repletas de insinuaciones y otras tácticas de acoso”, advirtió Saenz, al urgir vigilancia del derecho al voto.

 

También Michael Waldman, presidente del Centro Brennan para la Justicia, con sede en Nueva York, afirmó que la comisión creada por Trump “comenzó como una tragedia y terminó siendo una farsa”, además de ser una ” colosal pérdida de dinero de los contribuyentes desde el mismo comienzo”.

 

“No logró encontrar prueba alguna de los millones de votantes ilegales que argumentó el presidente Trump. Esto debería ser algo  más que un fin casi cómico de un esfuerzo equivocado. El argumento de un fraude electoral masivo en EEUU es, de hecho, un fraude” y la disolución de la comisión debe poner fin al asunto, dijo Waldman.

 

Su grupo entabló demandas en Estados como Indiana, Utah y Texas, para impedir que la transferencia ilegal de información privada de los votantes a la ahora disuelta comisión.

 

Por su parte, la vicepresidenta de “People For the American Way”, Marge Baker, también dijo que la comisión fue “un fraude de principio a fin”, creada no para fortalecer el proceso electoral sino para justificar restricciones al derecho al voto y así favorecer a los republicanos en sus esfuerzos por debilitar la democracia.

 

“Esta es una gran victoria para todo activista que denunció lo que en realidad era esta comisión. Adiós y hasta nunca”, dijo Baker, al ridiculizar a la comisión.

 

Fuente: ACLUFL.org / El Diario NY