Así fue la “Fiesta latina” contra el abogado racista que amenazó a trabajadores por hablar español


Redacción Imagen Semanal  -  22 de Mayo del 2018

Así fue la “Fiesta latina” contra el abogado racista que amenazó a trabajadores por hablar español

 

Los mariachis cantaron “La Cucaracha” y otras canciones mexicanas durante la “Fiesta Latina” realizada el pasado viernes en Nueva York frente al edificio de apartamentos y la antigua oficina del abogado captado en un video despotricando en contra de unos trabajadores que hablaban español.

 

 

Los manifestantes reunidos frente al edificio de oficinas de Manhattan exigieron la inhabilitación del abogado Aaron Schlossberg, quien gritó y amenazó a un cliente y a los trabajadores de un restaurante Fresh Kitchen por no hablar inglés.

 

 

“Si este hombre no es expulsado, seguiremos expuestos a insultos”, dijo una de las presentes. “Insulta a las personas que hablan español. Él habla como si todos fuéramos inmigrantes indocumentados. Él no sabe que algunos de nosotros hemos nacido aquí “.

 

 

En el video, que se viralizó, Schlossberg amenazó  con llamar a ICE para que expulsara a los trabajadores de “su país.” Se quejó ante otro empleado del restaurante “esto es Estados Unidos” y “el personal debería hablar inglés”.

 

El video generó indignación entre muchos críticos, incluidos el representante Adriano Espaillat y el presidente del Condado de Bronx, Rubén Diaz Jr., quien escribió al sistema judicial del Estado de Nueva York, que tiene un comité de quejas para los abogados. Espaillat y Díaz, demócratas, calificaron el video como “vil”.

 

El viernes, los manifestantes cantaron mariachis y llevaron carteles con frases como “Se habla español” y “Racismo, no bueno”.

 

 

Schlossberg no fue visto en ninguna de las protestas.

 

La empresa que administra el edificio que Schlossberg utiliza como dirección de su firma de abogados ha dicho que su acuerdo con él se dio por terminado, porque sus acciones “eran contrarias” a sus reglamentos.

 

Dentro del restaurante donde se rodó el video, el empleado Fidel de Jesús dijo que el estallido de Schlossberg comenzó cuando habló en español con un cliente que conocía. Luego vio a Schlossberg grabar un video de él con su teléfono.

 

De Jesús dijo que Schlossberg estaba enojado y le dijo que debería hablar inglés.

 

“Me sentí un poco impotente, pero estaba en estado de shock”, dijo De Jesús.

 

 

Los líderes de la protesta entregaron formularios que pueden enviarse a un comité de quejas sobre abogados dirigido por el sistema judicial estatal.

 

No se conoce qué acción podría tomar el comité. Naomi Goldstein, subdirectora del comité, dijo que todo lo que se presenta ante el comité es confidencial.

 

Los empleados de la Comisión de Derechos Humanos de la ciudad fueron al restaurante el viernes para informar a las personas sobre sus derechos contra la discriminación y el acoso. No comentaron si la comisión investigaría a Schlossberg.

 

Un portavoz de ICE dijo que la agencia no hizo comentarios sobre el video de Schlossberg. Dijo que la línea de ICE es para hacer informes legítimos de sospecha de actividad delictiva y “no debe usarse como un instrumento para intimidar u hostigar”.

 

Fuente: El Diario