Fiscalía de Bolivia dicta orden de aprehensión contra Evo Morales por "sedición y terrorismo"


Redacción Imagen Semanal  -  19 de diciembre de 2019

Fiscalía de Bolivia dicta orden de aprehensión contra Evo Morales por "sedición y terrorismo" - Imagen Semanal

(BBC) - La Fiscalía de Bolivia emitió este miércoles una orden de aprehensión contra el expresidente Evo Morales, a quien acusa de supuestos delitos de "sedición y terrorismo".

 

El ministro interino de Gobierno boliviano, Arturo Murillo, compartió en Twitter una fotografía del documento en el que se ordena aprehender a Morales, refugiado en Argentina, y trasladarlo ante la Fiscalía Especializada Anticorrupción para "prestar su declaración informativa".

 

 

Morales está en Argentina desde el pasado 12 de diciembre tras permanecer un mes como asilado político en México.

 

Pocas horas después de confirmada su llegada a territorio argentino, Morales publicó en su cuenta de Twitter que arribaba al país "para seguir luchando por los más humildes y para unir a la #PatriaGrande".

 

"Estoy fuerte y animado", añadió.

 

Crisis en Bolivia

 

El líder cocalero renunció a la presidencia de Bolivia el 10 de noviembre por la profunda crisis política desatada tras las controvertidas elecciones del 20 de octubre, en medio de denuncias de fraude de parte de la oposición y enfrentamientos en las calles.

 

Morales dijo que dejaba el cargo para evitar que continuara la violencia en el país y denunció lo que dijo había sido "un golpe cívico, político, militar y policial".

 

Argentina es el tercer país en el que Morales hace una parada desde su renuncia después de su estancia en México y una breve visita médica a Cuba.

 

Todo apunta a que la estadía en Buenos Aires será más larga que la de Ciudad de México, o al menos eso dio a entender el canciller argentino, Felipe Solá, cuando afirmó que el ex mandatario llegó "para quedarse y se quedará como refugiado".

 

Solá aseguró que el ex presidente se comprometió a no hacer declaraciones políticas y agregó: "Si no nos ocupábamos de él rápidamente podía correr peligro su vida y, si corría peligro su vida, además de vida humana, iba a correr sangre en Bolivia, en nuestra opinión también".