Hispanos demandan a California por atención médica deficiente y pobre


Redacción Imagen Semanal  -  18 de julio del 2017

Hispanos demandan a California por atención médica deficiente y pobre

California.- Según una demanda interpuesta recientemente, el Estado de California perjudica la atención médica para más de 13 millones de residentes de bajos recursos, más de la mitad de ellos hispanos, esto debido a que no se les paga lo suficiente a los doctores para que les brinden los cuidados necesarios.

 

En dicha demanda se alega que el Estado viola los derechos civiles de los latinos debido a que los proveedores de atención médica mal pagados se resisten a proveer tratamientos.

 

Además afirma que los bajos reembolsos a menudo significan que a aquellos que dependen del programa estatal de atención médica para los pobres conocido como Medi-Cal, a menudo se les niega un tratamiento médico oportuno y de calidad.

 

La demanda fue interpuesta en la Corte Superior del condado Alameda, y entre la parte acusadora se incluye a miembros del sindicato más grande del Estado que representa a los trabajadores del sector de salud.

 

“En efecto, California ha creado un sistema separado y desigual para la atención médica, uno para el programa de seguros con la mayor proporción de latinos (Medi-Cal), y otro para los otros principales planes de seguros, cuyos beneficiarios son desproporcionadamente blancos”, asegura el texto.

 

La demanda fue presentada por cinco residentes latinos que dependen del Medi-Cal. A ellos se unió la división comunitaria del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios-Trabajadores de Salud Unidos del Oeste. La unión de trabajadores con sede en Oakland incluye a 93.000 proveedores de cuidados, mientras que la división comunitaria tiene 6.000 seguidores, entre ellos pacientes de Medi-Cal.

 

Cerca de 7,2 millones de latinos están inscritos al Medi-Cal, un programa que cubre a familias de bajos ingresos, algunos pacientes de edad avanzada, a los que tienen discapacidades, niños bajo cuidado de tutores y mujeres embarazadas.

 

Uno de los demandantes es Saul Jiménez, de 33 años y residente de Clearlake, quien padece parálisis cerebral y sufre convulsiones severas que requieren de hospitalización frecuente. Jimenez denuncia que le tomó meses ver a varios especialistas debido a que cuenta con cobertura del Medi-Cal.

 

“Las personas que pasan a través del sistema médico no reciben un trato justo, en especial si tienen cierto tipo de seguro”, dijo en una entrevista telefónica.

 

“Me rompe el corazón ver que esas personas empeoran, como mi hijo, o algunos que de hecho murieron”, añadió su madre, Analilia Jiménez, de 56 años.

 

Este año, el presupuesto estatal incluye 107.000 millones de dólares en fondos estatales y federales para el Medi-Cal, pero los gastos son insuficientes para restaurar los recortes a los reembolsos que se hicieron durante la Gran Recesión. Una propuesta en el Senado federal para repeler la ley de salud del presidente Barack Obama podría reducir drásticamente los fondos para el Medi-Cal y el número de californianos que tendrían acceso al programa.

 

Thomas Saenz, un abogado del Fondo Mexicano Estadounidense para la Defensa Legal y la Educación, MALDEF, por sus siglas en inglés, quien ayudó a interponer la demanda, dijo que cree que es la primera vez que se intenta un enfoque de defensa de los derechos civiles en California. El enfoque legal es posible, afirmó, debido a que éste es uno de los pocos estados que específicamente prohíbe los efectos discriminatorios en los programas estatales.