Juez federal de California impone plazo a la Administración para la reunificación de familias


Redacción Imagen Semanal  -  27 de Mayo del 2018

Juez federal de California impone plazo a la Administración para la reunificación de familias

 

La Administración Trump ha dicho que continuará su política de “tolerancia cero” contra la inmigración ilegal, pero un juez federal en California le impuso un plazo para que corrija el caos que provocó y reúna pronto a los niños separados de sus padres en la frontera.

 

El juez del distrito sur de California, Dana Sabraw, emitió anoche una orden preliminar para que las autoridades devuelvan a sus padres a los niños menores de cinco años de edad en un plazo de 14 días, y al resto en un plazo de 30.

 

En su dictamen, Sabraw dijo que el gobierno federal provocó esta desmedida “circunstancia caótica” en la frontera, al separar a comienzos del mes pasado a más de 2,300 niños cuando sus padres fueron detenidos y procesados judicialmente bajo cargos criminales por cruzar ilegalmente hacia EEUU.

 

Sabraw, un juez designado durante la presidencia del republicano George W. Bush,  también ordenó que las autoridades permitan, en un plazo de 10 días, que los padres detenidos puedan contactar a sus hijos si aún no lo han hecho.

 

Además, ordenó que los padres no deberán ser detenidos o deportados sin sus hijos, a menos que las autoridades de Inmigración demuestren que eso pondría en riesgo el bienestar de los menores.

 

El dictamen de Sabraw fue en respuesta a una demanda colectiva presentada por la Unión de Libertades Civiles de EEUU (ACLU) para frenar la separación de familias, y se produjo horas antes de que la Cámara de Representantes someta a votación una medida que recrudece el combate contra los inmigrantes indocumentados.

 

Lee Gelernt, un abogado con la ACLU, calificó el dictamen de Sabraw como una “victoria completa” para las familias y niños que han sido separados bajo la política de “tolerancia cero”.

 

“Muchos de estos padres y niños pensaron que jamás volverían a verse. Literalmente han estado viviendo una pesadilla, y ahora el tribunal ha puesto fin a ese drama".

 

La demanda de ACLU tiene que concretamente con el caso de una madre congolesa, identificada solo como “Ms. L”, que fue detenida en noviembre de 2017 y separada de su hija de seis años, pese a que solicitó asilo. Las autoridades lograron reunificarla con su hija en marzo pasado, pero la demanda eventualmente incluyó a otros migrantes en situación similar.

 

La Administración Trump solicitó el pasado 6 de junio que Sabraw desechara la demanda, y no ha respondido a una solicitud de comentario de este diario sobre cómo responderá a la orden judicial, o si piensa apelarla.

 

El pasado 20 de junio, el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva que anuló su práctica de la separación de familias en la frontera sur, pero con la condición de que ahora padres y niños estarán detenidos juntos.

 

La orden ejecutiva pide la detención indefinida de las familias inmigrantes mientras se resuelven sus casos en los tribunales criminales o de Inmigración.

 

Sólo que el “Acuerdo Flores” de 1997 prohíbe que los menores de edad sean detenidos más de 20 días, y en muchas ocasiones los trámites en los tribunales de Inmigración pueden tardar más tiempo.

 

Trump y otros miembros de su Gabinete insisten en que el Congreso debe “corregir” el “Acuerdo Flores”, que lo ven como un “resquicio” que aprovechan las familias inmigrantes para colarse ilegalmente por la frontera.

 

El secretario de Salud, Alex Azar, cuya agencia tiene custodia de los niños enviados a albergues del gobierno, dijo ayer durante una audiencia del Comité de Finanzas del Senado, que la Oficina de Reasentamiento de Refugiados aún tiene en su poder a 2,047 menores, pero trabaja de forma expedita para devolverlos con sus padres.

 

Azar repitió el argumento de que las restricciones actuales impiden que los niños sean devueltos con padres que siguen en centros de detención.

 

En la actualidad, las autoridades prevén comenzar a utilizar bases militares para alojar a las familias detenidas en la frontera.

 

Grupos de la comunidad inmigrante realizarán hoy una protesta para exigir el fin de la separación de familias.

 

“Exigimos que la Administración Trump cumpla con la orden que emitió el tribunal anoche.

 

Cuando el bienestar de los niños está en juego, no hay tiempo que perder”, dijo hoy Gustavo Torres, presidente de “CASA en Acción”, horas antes de la protesta.

 

Fuente: El Diario