La educación superior se expande en América Latina y el Caribe, pero aún no desarrolla todo su potencial


Redacción Imagen Semanal  -  22 de Mayo del 2017

La educación superior se expande en América Latina y el Caribe, pero aún no desarrolla todo su potencial

El número de alumnos que optaron por realizar estudios de educación superior en América Latina y el Caribe aumentó casi el doble en la última década pero solamente la mitad de ellos consiguió graduarse entre los 25 y los 29 años.

 

Así lo refleja un nuevo estudio del Banco Mundial (BM), que además señala que queda un largo camino por recorrer en la región en materia de eficiencia y calidad educativas de grado superior.

 

El Banco Mundial indicó que este tipo de formación es fundamental como herramienta para estimular el crecimiento y la disminución de la pobreza pero que requiere de incentivos para que los resultados se adecuen a las necesidades de estudiantes y países.

 

“La educación superior es clave para incentivar el crecimiento y reducir la pobreza y la desigualdad”, dijo el Vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Jorge Familiar. “Para asegurar la igualdad de oportunidades, la región debe mejorar la calidad de su educación y brindarles a sus estudiantes una mejor información respecto a programas, incentivos adecuados y opciones de financiamiento, así como generar nexos con el mercado de trabajo. También se debe optimizar la normativa que regula a las instituciones de educación superior para mejorar su rendición de cuentas respecto a los servicios que prestan”.

 

Asimismo señaló que aunque continúa produciéndose un acceso desigual a la educación superior, se registraron progresos notorios, especialmente entre la población de ingresos bajos y medios.

 

Algunas de las causas de la elevada tasa de abandono incluyen la falta de preparación académica, debida en parte a la educación de baja calidad que reciben en la escuela secundaria, y la falta de medios económicos entre alumnos de escasos recursos. También puede deberse a la larga duración de algunos de los programas así como la falta de flexibilidad para cambiar de carrera, asuntos que son de particular importancia hoy en día dado que hay más personas que nunca cambiando de trabajo y carrera a lo largo de sus vidas.

 

Entre las políticas que pueden ayudar a resolver algunos de estos problemas se incluyen:

 

Generar y divulgar información sobre el desempeño de instituciones y programas para que los alumnos puedan tomar decisiones fundamentadas.

Diseñar mejores sistemas de financiamiento que incentiven la obtención de buenos resultados por parte de instituciones y estudiantes; eliminar obstáculos financieros al acceso a la educación superior a través de instrumentos como becas, becas de manutención y préstamos estudiantiles.

Ayudar a los alumnos a insertarse en el mercado laboral.

Mejorar la supervisión y la normativa para asegurarse que las instituciones rindan cuenta de sus servicios.

 

El  informe concluye que la formación de capital humano calificado no es suficiente para elevar la productividad, el crecimiento y la equidad. También debe existir un entorno en donde las empresas puedan generar puestos de trabajo de calidad que a su vez hagan un uso productivo de esa fuerza laboral más capacitada.

 

Fuente: Banco Mundial

También te puede interesar Leer...

Gobernador Scott y su Gabinete aprueban adquisición de 11,000 acres para conservación de manantiales

Fundación Immokalee recibió

subvención de $4,000 de Dollar General Literacy Foundation 

VIDEOS