Número de inmigrantes venezolanos en Latinoamérica aumentó 900% en dos años


Redacción Imagen Semanal  -  8 de Mayo del 2018


Número de inmigrantes venezolanos en Latinoamérica aumentó 900% en dos años

 

La crisis económica y social que azota a Venezuela ha provocado que la migración aumente de manera significativa en los últimos dos años.

 

Así lo informó la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que también destaca la solidaridad de las naciones que dan permisos de residencia permanente o temporal a los afectados.

 

 

Según el reporte de la OIM, en América del Sur, la cifra de venezolanos pasó de 89.000 en 2015 a 900.000 en 2017, un aumento de aproximadamente un 900%.

 

Por su parte, a nivel mundial, la cantidad de venezolanos en el exterior pasó de 700.000 a más de 1.500.000 entre 2015 y 2017, lo cual representa un aumento de casi un 110 %.

 

También se informó que ha habido una diversificación de los países de destino de los migrantes venezolanos, siendo Colombia, Chile, Argentina, Ecuador, Brasil, Perú y Uruguay algunos de los destinos.  

 

En el reporte se indica que la diversidad de rutas usadas por los venezolanos muestra una movilidad dinámica y cambiante. Además de la ruta aérea, las rutas marítimas han adquirido una mayor significancia en épocas recientes. En el caso de islas caribeñas vecinas, tales como Aruba, Bonaire, Curasao, y la República de Trinidad y Tobago, las cortas distancias facilitan la movilidad marítima.

 

En el caso de Colombia y Brasil, la parte principal de los movimientos es por tierra a través de las fronteras. En Brasil, la mayor cantidad de ingresos de venezolanos es registrada en el estado de Roraima. En Colombia, la cifra mayor es registrada en la ciudad de Cucuta.

 

Numerosos ingresos de parte de nacionales de Venezuela a Ecuador también se registran a través de Rumichaca; a Perú, a través de Tumbes – frontera con Ecuador; y a Chile a través de Tacna – en la frontera con Perú, por dar algunos ejemplos.

 

Pero según las autoridades de la Organización Internacional de Migrantes, los venezolanos abandonan su país por diferentes motivos, y cuando se les pregunta, mencionan numerosas razones vinculadas a los factores políticos, las necesidades socioeconómicas, la búsqueda de oportunidades laborales y la situación de inseguridad y violencia. Los Gobiernos de los países de acogida determinan su condición (estatus de refugiado, residencia temporal o permanente, protección temporal, etc.).

 

Los países de acogida en América del Sur regularizan una gran parte de los venezolanos por medio de la aplicación de instrumentos migratorios generales o específicos. Por medio de estos mecanismos de regularización se ha logrado otorgar 400.000 residencias temporarias y permanentes.

 

La OIM aplaudió los continuos esfuerzos de parte de los Gobiernos de la región de América del Sur e incentiva a los países para que prosigan buscando canales para regularizar a los migrantes de Venezuela, permitiendo de tal manera su protección y el acceso al ejercicio de sus derechos, y también evitando que los traficantes actúen.

 

Las poblaciones indígenas, mujeres, niños no acompañados y adolescentes han sido identificados como grupos en alto estado de vulnerabilidad entre la población de migrantes.

Los migrantes enfrentan vulnerabilidades particularmente vinculadas a la salud y se encuentran en riesgo de ser víctimas de trata o tráfico. También enfrentan dificultades en relación a su inserción en el mercado laboral. Además, una amplia parte de los migrantes de Venezuela tienen un buen nivel educativo y procuran proseguir con sus estudios en los países de acogida (Argentina), obtener trabajos bien remunerados o bien iniciar sus propios emprendimientos (Argentina, Uruguay, Chile). Sin embargo, algunos de ellos son explotados en parte debido a la falta de reconocimiento de sus cualificaciones, su condición legal, entre otras razones.

 

La OIM informó que está implementando diferentes iniciativas, incluyendo: monitoreo y elaboración de los perfiles de los flujos migratorios tanto a nivel nacional como regional, por medio de la implementación de herramientas tales como la Matriz de Seguimiento de Desplazados (DTM por su sigla en inglés); capacitaciones en materia de Gestión y Coordinación de Campamentos (CCCM por su sigla en inglés); establecimiento de centros de tránsito y de albergues temporarios; asistencia directa a migrantes, incluyendo transporte y alimentos, como así también la provisión de información relacionada con la regularización. La OIM trabaja muy de cerca con los Gobiernos de América del Sur, con agencias de la ONU (ACNUR, Fondo de Población de las Naciones Unidas y el Programa Mundial de Alimentos), y también con otras organizaciones de la sociedad civil. 

 

 

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) recordó que ha hecho un llamamiento de emergencia de 46 millones de dólares para poder distribuir alimentos de emergencia a 350.000 personas a través un programa de distribución de tarjetas cargadas con dinero para que los inmigrantes puedan comprar comida.

 

Incluso el Vaticano se ha involucrado ante la grave situación de los migrantes venezolanos. La máxima entidad de la iglesia católica anunció el lanzamiento de un plan de asistencia a las "migraciones de masas" de venezolanos al resto de América del Sur, denominado "Puentes de solidaridad", auspiciado por el Ministerio de Desarrollo Humano Integral, que está bajo dirección del papa Francisco.