Nuevo estudio sugiere que las dietas bajas o altas en carbohidratos aumentan el riesgo de muerte


Redacción Imagen Semanal  -  23 de agosto del 2018

Nuevo estudio sugiere que las dietas bajas o altas en carbohidratos aumentan el riesgo de muerte

(CNN) - Las dietas bajas o altas en carbohidratos aumentan el riesgo de muerte, según sugiere un nuevo estudio, que dice que la gente que consume alimentos básicos con moderación ven más beneficios para su salud.

 

Menos del 40% o más del 70% de tu energía —o calorías— proveniente de los carbohidratos se asociaron con un mayor riesgo de mortalidad. Comer en niveles moderados entre ese rango ofrece mejores opciones para una vida saludable.

 

El riesgo más bajo de una muerte prematura se vio cuando los carbohidratos conformaban entre el 50 y 55% de la dieta de una persona, según un estudio publicado el pasado jueves.

 

Sin embargo, la definición de dieta baja en carbohidratos tuvo una advertencia, pues no todas las dietas son iguales, según el estudio. La gente que hacen dietas bajas en carbohidratos y que los reemplazan con proteína y grasas animales como carne, cordero, cerdo, pollo y queso, tienen un riesgo más alto de mortalidad que aquellos cuyas proteínas vienen de fuentes vegetales como vegetales, legumbres y frutos secos.

 

"Necesitamos ver muy cuidadosamente cuáles son los compuestos saludables en las dietas que brindan protección”, dijo la doctora Sara Saidelmann, investigadora de medicina cardiovascular del Hospital Brigham and Women's de Boston, que lideró el estudio.

 

Seidelmann alertó sobre la amplia popularidad de las dietas bajas en carbohidratos como una técnica para perder peso, donde la gente deja comer alimentos como pan, pasta y papas.

 

Aunque estudios previos han mostrado que esas dietas pueden ser benéficas a para perder peso en el corto plazo y disminuir el riesgo de ataques cardiacos, el impacto a largo plazo tiene consecuencias negativas, según el estudio.

 

“Nuestra información sugiere que las dietas bajas en carbohidratos a base de animales, que prevalecen en América del Norte y Europa, podrían estar asociadas con una vida útil más corta y deberían desalentarse", dijo Seidelmann.

 

“De una ingesta promedio de 2.000 kilocalorías, una dieta de 30% de calorías de carbohidratos equivale a solo 150 gramos por día, y los azúcares (naturales o agregados) contribuyen con cerca de 50 gramos del total de esa cantidad. Con solo 100 gramos de carbohidratos complejos al día, es inevitable una menor ingesta de cereales, granos y vegetales con almidón”, dijo Catherine Collins, dietista del Servicio Nacional de Salud de Gran Bretaña, que no participó en el estudio.

 

Ella agregó que esas dietas ponen en peligro lo esencial de una dieta saludable: fibra dietética para prevenir el estreñimiento, apoyar el control del azúcar en la sangre y reducir los niveles de colesterol en la sangre.

 

Las directrices del gobierno en países como Gran Bretaña ya recomiendan que al menos un tercio de la dieta debe consistir en dietas con almidones.

 

Los hallazgos “decepcionarán, desde la experiencia profesional, a aquellos que continuarán defendiendo su culto a la poca cantidad de carbohidratos, pero contribuye al abrumador cuerpo de evidencia que respalda un enfoque equilibrado de la ingesta calórica recomendado en todo el mundo por los organismos de salud pública", agregó Collins.

 

El equipo estudió a más de 15.000 personas entre los 45 y 64 años con diversos antecedentes socioeconómicos en las cuatro regiones de Estados Unidos. Luego calcularon la ingesta calórica promedio y la proporción de calorías provenientes de diferentes grupos de alimentos en función de los cuestionarios que llenaron los participantes, en los delinearon los tipos de alimentos y bebidas que consumían, el tamaño de las porciones y la frecuencia con la que comían. Luego fueron seguidos durante una mediana de 25 años, durante los cuales murieron 6.283 personas.

 

 

 

Más años de vida

 

Además del hallazgo de un rango óptimo asociado con un menor riesgo de muerte prematura, el equipo de investigadores calculó cuántos años extra podría proporcionar consumir una dieta moderada en carbohidratos a cierta edad.

 

Desde los 50 años, el promedio de expectativa de vida fue de 33 años más para la gente que comió carbohidratos con moderación. Esto significa cuatro años más que aquellos que consumen una dieta baja en carbohidratos (29 años) y un año más que aquellos que consumen una dieta alta en carbohidratos (32 años), según el estudio.

 

Los resultados también se combinaron con otros siete estudios sobre la ingesta de carbohidratos en personas de los países de América del Norte, Europa y Asia, que revelaron tendencias similares en la esperanza de vida.