Países del Grupo de Lima, excepto México, amenazan con medidas económicas contra Maduro si se juramenta como presidente


Redacción Imagen Semanal  -  9 de enero de 2018

Países del Grupo de Lima, excepto México, amenazan con medidas económicas contra Maduro si se juramenta como presidente

BBC. - Los países reunidos en el Grupo de Lima volvieron a reclamar el "restablecimiento de la democracia" en Venezuela a pocos días de que Nicolás Maduro jure su cargo como presidente del país sudamericano para un nuevo mandato.

 

Esta vez añaden a su acción diplomática la posibilidad de aplicar medidas económicas para presionar a Maduro, al que demandan la celebración de unas nuevas elecciones presidenciales "democráticas".

 

Maduro se impuso en las elecciones presidenciales celebradas en mayo de 2018 y tiene previsto inaugurar el próximo 10 de enero un nuevo periodo presidencial que se prolongará hasta 2025.

 

Estados Unidos, la Unión Europea y los países del Grupo de Lima (entre los que están Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía) no reconocen el resultado de los comicios de mayo.

 

La mayor parte de las fuerzas de oposición declinaron participar ante lo que consideraban falta de garantías.

 

Este último comunicado fue suscrito este viernes por todos los miembros del Grupo de Lima a excepción de México, que se abstuvo "para mantener abiertos sus canales diplomáticos con Caracas para ayudar a encontrar una solución a la crisis política de ese país".

 

En el documento se reitera que el proceso electoral de mayo "carece de legitimidad" y no cumplió con los estándares internacionales.

 

Perplejidad del gobierno venezolano

 

La reacción del gobierno de Venezuela no se hizo esperar.

 

A través de un comunicado difundido horas después de la declaración del Grupo de Lima, el gobierno vuelve a hablar de un supuesto intento de golpe de Estado en el país:

 

"La República Bolivariana de Venezuela expresa su mayor perplejidad ante la extravagante declaración de un grupo de países del continente americano que, tras recibir instrucciones del gobierno de Estados Unidos a través de una videoconferencia, han acordado alentar un Golpe de Estado en Venezuela, en un hecho sin parangón en la historia de la región, al intentar desconocer tanto el Gobierno democráticamente electo, como a las instituciones legítimamente constituidas, llegando al extremo de pretender modificar los límites territoriales del país, atribuyendo territorio indiscutidamente venezolano a una nación vecina, interviniendo en una controversia territorial de exclusivo alcance bilateral".

 

Y añade: "Sobre el particular, la República Bolivariana de Venezuela tiene a bien informar que el próximo 10 de enero, el Presidente Nicolás Maduro Moros tomará posesión legítima y constitucional de la Presidencia de la República para el período comprendido entre los años 2019 y 2025, en perfecta sintonía en tiempo y en forma con lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, para lo cual no requiere la venia de ningún gobierno extranjero".

 

MINISTERIO DE COMUNICACIÓN DE VENEZUELA | El gobierno de Venezuela reaccionó a la declaración del Grupo de Lima afirmando que Nicolás Maduro tomará posesión de la presidencia el próximo 10 de enero.
MINISTERIO DE COMUNICACIÓN DE VENEZUELA | El gobierno de Venezuela reaccionó a la declaración del Grupo de Lima afirmando que Nicolás Maduro tomará posesión de la presidencia el próximo 10 de enero.

"Las decisiones sobre Venezuela no las toman gobiernos extranjeros"

 

Ya el día de Año Nuevo, Maduro reafirmó en una entrevista emitida por la televisión estatal venezolana su determinación de renovar su mandato presidencial y permanecer al frente del gobierno seis años más.

 

"Las decisiones sobre Venezuela no las toman los gobiernos extranjeros", respondió a las críticas Maduro, que de nuevo culpó de las dificultades que atraviesa su país al "imperio norteamericano junto a sus gobiernos satélites de este continente y de Europa".

 

El Grupo de Lima anunció en su último comunicado su intención de "elaborar listas de personas naturales y jurídicas con las que entidades financieras y bancarias de sus países no deberán operar o deberán tener una especial debida diligencia".

 

No se descarta además congelar activos en el exterior de entidades relacionadas con el gobierno venezolano, un paso que, de concretarse, iría en la línea de las sanciones impuestas por Estados Unidos contra intereses estratégicos venezolanos en el exterior.

 

Maduro dijo que las sanciones internacionales le han hecho perder US$20.000 millones en el último año.

 

También se afirma la intención de "evaluar con criterio restrictivo" la concesión de préstamos a Venezuela en los organismos internacionales de los que forma parte.

Fuente: BBC