Polémica elección de Venezuela como miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU


Redacción Imagen Semanal  -  21 de octubre de 2019

Polémica elección de Venezuela como miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU – Imagen Semanal

 

(BBC) - Alegría e indignación. Esas son las contradictorias reacciones que despertó el pasado jueves la elección del gobierno de Venezuela, presidido por Nicolás Maduro, para ocupar un asiento en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

 

La elección se realizó mediante una votación en la Asamblea General de ese organismo a la que se presentaban tres candidaturas para ocupar los dos puestos correspondientes a América Latina y el Caribe.

 

Los ganadores fueron Brasil, con 153 votos, y Venezuela, con 105. En tercer lugar quedó Costa Rica, que obtuvo 96.

 

Según reseñó la agencia EFE, cuando se anunció el resultado de la votación por Venezuela estalló una ovación en una parte del hemiciclo, algo que no ocurrió en los otros dos casos.

 

"¡Victoria en la ONU! Con 105 votos a favor Venezuela ingresa como país libre y soberano al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Por encima de las amenazas triunfó nuestra Diplomacia Bolivariana de Paz y la libre autodeterminación de los pueblos. ¡Viva la Patria!", celebró Maduro con un mensaje en Twitter.

 

La elección de Venezuela, sin embargo, generó una gran polémica.

 

 

Philippe Bolopion, responsable de la ONG Human Rights Watch calificó ese hecho como un "insulto a las víctimas de abusos en todo el mundo" y una traición de los "ideales del Consejo de Derechos Humanos".

 

"¿Qué dice sobre el mundo en el que vivimos que una mayoría de países hoy en la ONU hayan votado para el Consejo de Derechos Humanos en favor del abusivo gobierno de Venezuela cuando tenían otra opción?", se preguntó Bolopion en referencia a la postulación de Costa Rica, surgida a última hora como parte de un esfuerzo para evitar el triunfo de Venezuela.

 

Pero ¿por qué causa tanta polémica esta escogencia?

 

Graves violaciones

 

En julio pasado, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, presentó un informe sobre Venezuela en el que denunciaba graves vulneraciones de derechos económicos, sociales, civiles, políticos y culturales.

 

De acuerdo con el documento, que abarca el periodo entre enero de 2018 y mayo de 2019, en Venezuela se produjeron casi 7.000 ejecuciones extrajudiciales.

 

 

 

Además establece que durante los últimos años, el gobierno ha aplicado una estrategia para "neutralizar, reprimir y criminalizar a la oposición política", y ha impulsado un conjunto de leyes y prácticas que, en la práctica, desmontan el sistema de control institucional sobre el Ejecutivo y han reducido el ámbito democrático en el país.

 

También denuncia que se dan detenciones arbitrarias y torturas a críticos del gobierno y a sus familiares.

 

El texto también apunta que en Venezuela el Estado no cumple con garantizar los derechos a la alimentación y a la atención sanitaria, destacando que los hospitales carecen de personal, suministros, medicamentos y electricidad.

 

Maduro criticó duramente el documento y acusó a Bachelet de "mentir" para perjudicar a su gobierno.

 

El informe fue elaborado por solicitud del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, órgano que apenas hace tres semanas aprobó establecer una misión internacional independiente que investigue las denuncias sobre ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias y torturas cometidas en Venezuela en los últimos años.

 

Paradójicamente, el embajador de Venezuela ante ese Consejo, Jorge Valero, anunció que su país no cooperará con esa misión.