La OEA confirma auditoría “vinculante” a las cuestionadas elecciones presidenciales en Bolivia


Redacción Imagen Semanal  -  30 de octubre de 2019

La OEA confirma auditoría “vinculante” a las cuestionadas elecciones presidenciales en Bolivia – Imagen Semanal

Foto: Captura


 

(BBC) - La Organización de Estados Americanos (OEA) llevará a cabo una auditoría de los resultados de las elecciones presidenciales del 20 de octubre que dieron como ganador al presidente Evo Morales en Bolivia, entre denuncias de fraude de la oposición.

 

A través de una carta, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, notificó al canciller de Bolivia, Diego Pary, que la comisión auditora será instalada entre el 29 y 30 de octubre.

 

Los integrantes de la misión tendrán la tarea de "verificar la transparencia y legitimidad del proceso electoral del 20 de octubre", señala el documento al que tuvo acceso BBC Mundo.

 

La comunicación entre Almagro con el gobierno de Bolivia fue confirmada a BBC Mundo tanto por el organismo internacional como por autoridades diplomáticas bolivianas.

 

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) declaró la semana pasada ganador al presidente Evo Morales, con el 47,08% de los votos frente al 36,51% de Carlos Mesa, el otro candidato más votado, en un proceso muy criticado.

 

Morales fue reelecto presidente -su cuarto periodo consecutivo- tras obtener una diferencia a su favor de más del 10% de los votos, sin necesidad de una segunda vuelta como prevé la ley.

 

El cómputo de votos fue duramente cuestionado por Mesa y otros partidos de oposición, que denuncian irregularidades.

 

La abrupta suspensión del llamado recuento "rápido" durante casi 24 horas por parte del TSE, justo cuando los resultados apuntaban a una segunda vuelta, fue el detonante de las sospechas de la oposición, pero también de organismos internacionales como la OEA.

 

El gobierno de Morales aceptó que los resultados de la auditoría sean vinculantes, por lo que si se detectan anomalías que eliminen el umbral del 10% de diferencia, habría una segunda vuelta.

 

Invitados a la auditoría

 

La auditoría de la OEA surge a raíz de los cuestionamientos que el mismo organismo internacional realizó al proceso de cómputo de votos hecho por el TSE.

 

La Unión Europea y algunos gobiernos de la región recomendaron que la disputa electoral vaya a una segunda vuelta en un intento de salir de la grave crisis.

 

Ver esta publicación en Instagram

No vamos a permitir que la dictadura se imponga, la democracia es un norte que no podemos ni vender, ni rifar, ni traicionar.

Una publicación compartida de Carlos D. Mesa Gisbert (@carlosdmesag) el

 

Ante la presión local y los cuestionamientos internacionales, el gobierno boliviano hizo una invitación a la OEA, la UE y a diferentes países para que sean parte de una auditoría de los resultados.

 

El Ejecutivo también invitó al candidato Carlos Mesa a acompañar el proceso.

 

"Que se revisen todas las actas. Si a la conclusión del proceso se prueba el fraude, vamos a la segunda vuelta", afirmó Evo Morales en una rueda de prensa este martes.

 

El acuerdo se produce luego de nueve días en los que las principales ciudades de Bolivia han sido escenario de manifestaciones tanto a favor de Morales como de la oposición liderada por Mesa.

 

Cabildos, marchas, "cacerolazos" nocturnos y cierres de avenidas y calles son algunos de los recursos que ha empleado la oposición boliviana para manifestar su rechazo a la victoria del presidente.

 

Por su parte, Morales ha llamado a demostrar su respaldo a sus partidarios de sindicatos obreros y campesinos, además de empleados estatales.

 

"O voy preso o voy a la presidencia", sentenció ante una multitud el lunes Carlos Mesa, el candidato opositor.

 

Las mayores concentraciones se produjeron el lunes en las ciudades vecinas de La Paz y El Alto. Pero también hubo marchas a favor y en contra del mandatario por prácticamente todo el país.

 

La crisis política actual es una de las más grandes por las que atraviesa Bolivia en los últimos 10 años y es la primera vez en casi cuatro décadas que una elección presidencial deriva en protestas callejeras e impugnación de resultados.