¿Te gustaría convertirte en abono después de morir? Ahora será posible en este Estado


Redacción Imagen Semanal  -  29 de mayo de 2019

USCIS alerta a inmigrantes sobre cambios para realizar trámites de forma digital - Imagen Semanal

Foto: Pixabay


Una nueva ley del Estado de Washington permitirá que los difuntos sean transformados en abono perfecto para jardines y cultivos en general.

 

Se trata de la primera ley de este tipo en Estados Unidos y  autoriza una "reducción natural orgánica", es decir una "conversión contenida y acelerada de restos humanos en tierra".

 

La idea, que fue aprobada en abril por el Senado estatal y hace unos días recibió el visto bueno del gobernador Jay Inslee, permitirá convertir el compostaje en una alternativa al entierro o la cremación, mediante un proceso que dura 30 días y por el que el cadáver se convierte en abono natural.

 

La ley entrará en vigor en mayo del año próximo.

 

Según, Katrina Spade, una de las mayores promotoras de esta nueva ley, se trata de un método “natural, seguro, sostenible y que resultará en un ahorro significativo de emisiones de CO” y en el uso de la tierra”.

 

Spade es la fundadora de la compañía Recompose, con sede en la ciudad de Seattle. La compañía desarrolló un proceso de compostaje humano que está casi listo para ser comercializado.

 

El método de Recompose, que ha sido tratado por investigadores de la Universidad de Washington, consiste en seguir el proceso normal de compostaje, pero en el caso del cuerpo humano se le añade una mezcla de astillas de madera y otros ingredientes biodegradables como paja y alfalfa.

Lo que hace que microbios y bacterias termofílicas -o sea, a las que les gusta el calor- hagan su trabajo y aceleran la descomposición.

 

Todo el proceso ocurre a unos 55 C, que además termina de matar a posibles bacterias responsables del contagio de enfermedades.

 

Las familias reciben un metro cúbico de un material "muy parecido al abono vegetal que se puede comprar en un tienda de plantas. La cantidad equivale a unas dos carretillas, que se pueden esparcir por sus jardines o incluso usar para plantar un árbol en honor al fallecido.

 

 

Para 2035, la Asociación de Funerarias de Estados Unidos (NFDA, por sus siglas en inglés) anticipa que solo el 15% de los entierros serán de tipo tradicional.

Sin embargo, experimentar puede resultar costoso.

 

Se estima que este proceso costará 5.000 dólares, más caro que una cremación pero menos que un entierro tradicional.

 

El costo promedio de un entierro tradicional es de alrededor de $7.000. Sin embargo, una cremación llega solo a los $1.000.

 

Por ahora, los entierros ecológicos no son muy populares. Pero varias empresas comienzan a ofrecer ataúdes orgánicos y otros métodos “verdes”.

 

Fuente: Soy502 / BBC