¿Tomas malas decisiones? El calor podría ser el culpable


Redacción Imagen Semanal  -  8 de Agosto del 2018

¿Tomas malas decisiones? El calor podría ser el culpable

(CNN) – El calor podría ser el culpable de nuestras malas decisiones. Un pequeño estudio publicado hace unas semanas concluyó que los estudiantes universitarios que vivían en dormitorios sin aire acondicionado durante una ola de calor reportaron peores resultados en las evaluaciones cognitivas en comparación con los estudiantes que tenían aire acondicionado.

 

“Para nosotros esta es una manera de decir que sí, algunos de los efectos son de sentido común, pero ¿qué haces al respecto? Este hallazgo da más precisión a la oportunidad de controlar mejor los entornos térmicos en nuestros edificios”, dijo José Guillermo Cedeño Laurent, director asociado del Programa de Edificios Saludables de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard y autor principal del estudio, publicado el 10 de julio en la revista PLOS Medicine.

 

Los investigadores observaron a 44 estudiantes universitarios en Boston en un rango de 18 a 29 años durante 12 días en el verano de 2016. Los primeros cinco días registraron una temperatura promedio de 20.3 grados centígrados. En los siguientes cinco días hubo una ola de calor, definida por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos como un período de temperatura y humedad anormalmente altas, y tuvo un promedio de 33.3 grados centígrados. Los últimos dos días el calor amainó con un promedio de 28 grados centígrados.

 

Justo después de despertarse en la mañana los estudiantes hacían exámenes en los que debían identificar colores en palabras para evaluar la atención selectiva y la velocidad de procesamiento, y completaban ejercicios de aritmética para evaluar la velocidad cognitiva y la memoria funcional.

 

Durante la ola de calor los estudiantes sin aire acondicionado tuvieron tiempos de reacción 13,4% más largos y obtuvieron calificaciones 13,3% inferiores en las pruebas en comparación con los estudiantes en habitaciones con aire acondicionado, descubrió el estudio.

 

Unos 24 estudiantes vivían en edificios de seis pisos construidos en la década de 1990 y tenían aire acondicionado. Los otros 20 estudiantes vivían en edificios bajos construidos entre 1930 y 1950 que tenían ventilación natural.