3 formas de proteger tu tarjeta de crédito cuando compras por Internet


3 formas de proteger tu tarjeta de crédito cuando compras por Internet

¿Quién no ha comprado alguna vez por Internet?  Es fácil, rápido y práctico. Pero también implica ciertos riesgos. Y uno de los más temidos es ser víctima de una estafa.

 

El tipo de estafa más común es el llamado “fraude de tarjeta no presente” y ocurre cuando los datos del titular de la cuenta del banco son robados y usados de manera ilegal por otra persona.

 

Suele suceder a través de correos electrónicos “phishing”, cuyo objetivo es engañar al receptor suplantando la identidad de la víctima. Otras veces, los ladrones usan programas maliciosos y el robo se comete en apenas unos segundos.

 

Afortunadamente, existen algunas medidas que puedes poner en práctica para evitar los fraudes.

 

 

1. No respondas ni hagas clic a enlaces de emails

 

Muchas veces, los estafadores usan técnicas aparentemente sencillas, pero eficaces, para hacerse pasar por tu banco u otra entidad.

 

A veces, intentan hacerte creer que quien te escribe es uno de tus contactos o persona de confianza, o que recibiste una oferta que no puedas rechazar.

 

Si tienes dudas al respecto, llama por teléfono para comprobar quién te envió el email o intenta resolver la cuestión a través del sitio web de la organización.

 

Lo más importante es que no hagas clic en los enlaces ni reveles tus datos sin asegurarte bien de quién te los está pidiendo.

 

 

2. Confirma que la web es segura

 

Presta atención al enlace URL del sitio web en el que vas a comprar. El protocolo “https://, significa que el sitio es seguro.

 

Otro detalle a tomar en cuenta son los errores gramaticales, típicos de los sitios web fraudulentos.

 

También es conveniente borrar los datos de navegación después de efectuar la compra, especialmente si realizaste el pago desde una computadora que no es tu ordenador personal.

Otra medida de precaución es desactivar la función “Autocompletar” dentro de las opciones de configuración del navegador. Así evitarás que la máquina recuerde tus números y contraseñas.

 

 

3. Usa una tarjeta de crédito virtual

 

Una tarjeta de crédito virtual, no es más que un número vinculado a tu tarjeta real, pero con un límite de gasto y una fecha de caducidad, de manera que puedas hacer compras de forma mucho más segura.

 

Existen plataformas como “Privacy”, de Google Chrome, que te permiten colocar cierta cantidad de dinero en tu tarjeta virtual e incluso cancelarla de manera automática una vez finalizadas las compras.

 

También puedes usar servicios como PayPal y Apple Pay, que son más seguros que otros sistemas de pago.

 

Por último, no te olvides de habilitar la función de seguridad añadida. Es mejor usar tarjetas de crédito que de débito para realizar compras en internet, ya que el nivel de protección es mucho mayor.

 

Fuente: BBC