Criterios para saber si tu hijo es adicto a los videojuegos según la OMS


Cómo puede afectarte que la FCC haya acabado con la “neutralidad de internet”

La Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de reconocer que es un problema mental al incluirlo en su próxima edición de la Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD-11), que no se actualizaba desde 1992.

 

La guía, que será publicada este año, contiene los códigos, signos y síntomas de cada trastorno, y es usada por médicos e investigadores de todo el mundo para diagnosticar enfermedades.

 

En el borrador del documento, la institución líder global en cuestiones de salud pública describe la adicción a los videojuegos como un patrón de comportamiento de juego tan grave que "prevalece frente a otros intereses vitales" de quien lo padece.

 

Algunos países ya lo habían identificado como un problema de salud público importante e incluso cuentan con clínicas privadas para "tratar" la condición, como es el caso de Reino Unido.

 

En Corea del Sur el gobierno limitó las horas de videojuegos a menores de 16 años, en Japón alertan a los jugadores si pasan demasiado tiempo jugando y en China el gigante tecnológico Tencent también puso límites.

 

Pero esta es la primera vez que la OMS da un paso firme y cataloga este comportamiento como enfermedad.

 

Según la institución, el problema se hace evidente tras un periodo de al menos 12 meses "para que pueda identificarse el diagnóstico", aunque en ocasiones puede diagnosticarse antes "si los síntomas son severos".

 

Los 3 criterios a tener en cuenta:

 

Falta de control sobre el juego (frecuencia, intensidad, duración)

Este síntoma implica que la persona es incapaz de controlar su conducta hacia el videojuego y no puede poner límite al tiempo que invierte en esa actividad ni a las veces que lo hace durante el día o la semana.

 

Aumento de prioridad que le da al juego

Se convierte en algo por encima de otros intereses vitales y rutinas del día a día.

 

Continuación o escalada del juego

A Pesar de las consecuencias negativas: no importa el daño que esté haciendo a su salud o a su situación vital, el afectado continúa jugando o lo hace cada vez más.

 

 

La OMS indicó que el nuevo trastorno se aplica tanto a juegos digitales como a videojuegos que se utilizan a través de videoconsolas o por conexión a internet.

 

Un estudio reciente realizado en la Universidad de Oxford, en Reino Unido, sugiere que aunque los niños pasan mucho tiempo delante de la pantalla, suelen encontrar la manera de combinar sus actividades digitales con otros pasatiempos.

 

Según esa investigación, enfocada en niños y jóvenes de entre 8 y 18 años, ellos pasan más tiempo que ellas jugando a videojuegos.

 

Fuente: BBC