Peligros de conectarse a una WiFi pública y cómo protegerse


Peligros de conectarse a una WiFi pública y cómo protegerse

No hay quien no haya buscado una red pública para conectarse al internet, sin conocer los riesgos que esta “inocente” práctica representa para nuestra seguridad digital.

 

La mayoría de usuarios utilizan este tipo de redes sin preocupación, pero es importante conocer que al conectarnos a ellas exponemos nuestros datos, tráfico y nuestra identidad de forma casi completa.

Afortunadamente hay formas de protegernos y seguir usando esas conexiones públicas y gratuitas sin gastar tu plan de datos.

 

Cuanto te conectas a una WiFi pública, te expones a los siguientes peligros:

 

Las redes gratuitas más comunes son las que encontramos en aeropuertos, cafeterías, centros comerciales, restaurantes u hoteles y nos dan acceso gratuito a internet con un par de clics.

 

El problema de muchos usuarios es que cuando encontramos estos oasis de conexión, los utilizamos como si estuviéramos en usando la red WiFi de casa. Muchos realizan transacciones bancarias, revisan su correo, y hasta ingresan a múltiples cuentas que contienen información personal.

 

Al realizar todas estas operaciones durante nuestra conexión a una red pública, quedamos expuestos a los distintos tipos de ataques y riesgos de seguridad que amenazan nuestra privacidad. Los más destacados son los siguientes:

 

Ataques Man in the Middle (MitM): Un hacker puede "colarse" en la comunicación entre nuestro dispositivo y el otro extremo de esa transferencia de datos, lo que básicamente le dará al hacker la posibilidad de leer los datos transmitidos entre ambos extremos.

 

Redes no cifradas: aunque algunos puntos de acceso pueden ser configurados para cifrar las transferencias de datos de los que se conectan, la mayoría de routers no tienen esa opción por defecto, lo que hace que nuestra comunicación puedan ser interceptada.

 

Distribución de malware: Las redes públicas también nos hacen vulnerables de que nuestros dispositivos sean contagiados con todo tipo de malware.

 

Redes WiFi públicas falsas: Mientras tu crees que estás conectado a la red de un restaurante, esta en realidad, podría tratarse de una red falsa que un ciberatacante ha creado para infiltrarse en tus comunicaciones y lograr capturar todo tipo de datos de tu dispositivo.

 

Snooping y sniffers: Este tipo de herramientas hacen posible que un atacante pueda descubrir nuestras contraseñas y claves para entrar en redes sociales o realizar operaciones bancarias.

 

Consejos rápidos a la hora de usar redes WiFi públicas

 

Una de las primeras recomendaciones es no conectarte automáticamente a esas redes WiFi cada vez que tu dispositivo las detecta.

 

En Windows, por ejemplo, el usuario debe indicar que esa conexión es a una red pública para evitar que nuestra información pueda quedar a disposición de otros usuarios de la misma red.

 

También es importante no usar aplicaciones móviles con información sensible si hay versiones web de esos servicios. Así lo recomendable es acceder con un navegador a esos servicios.

 

Lo ideal es no hacer operaciones bancarias u otro tipo de operación importante si nos conectamos a esas redes WiFi. Siempre es mejor esperar a contar con una conexión de confianza  para acceder a tales servicios.

 

Tras utilizar esos servicios en una red pública, es también recomendable cerrar la sesión de los sitios visitados para que no quede ningún "residuo" de nuestra conexión a esos sitios web.

 

Desactivar los ficheros y carpetas compartidas también es buena idea, así como desactivar la conectividad WiFi o Bluetooth cuando tu dispositivo no las necesite.

 

Fuente: xataka.com